¿Qué hacemos?

Defendemos los derechos constitucionales y fundamentales de la persona y de la comunidad, y supervisamos el cumplimiento de los deberes de función de la administración estatal y la prestación de los servicios públicos a la población.

Atendemos quejas, consultas y pedidos de ciudadanos en todo el país, quienes han visto sus derechos vulnerados. Elaboramos informes con recomendaciones o exhortaciones a las autoridades con argumentos técnicos, éticos y jurídicos.

No desempeñamos funciones de juez o fiscal ni sustituimos autoridad alguna. No dictamos sentencias, ni imponemos multas o sanciones.

Somos un colaborador crítico del Estado, que actúa con autonomía respecto de cualquier poder público o privado, en nombre del bien común y en defensa de los derechos de la ciudadanía.

Nuestra creación

La Defensoría del Pueblo en el Perú fue creada por la Constitución Política de 1993, como un organismo constitucionalmente autónomo, para defender los derechos fundamentales, supervisar el cumplimiento de los deberes de la administración estatal, así como la eficiente prestación de los servicios públicos en todo el territorio nacional.

Nuestros mandatos:

  • Defender los derechos fundamentales de la persona y la comunidad.
  • Supervisar el cumplimiento de los deberes de la administración estatal.
  • Supervisar la adecuada prestación de los servicios públicos a la ciudadanía.