Observatorio Vulcanológico del Ingemmet - OVI

Historia

El Ingemmet empezó a implementar proyectos de investigación en los volcanes del sur del Perú hace más de 20 años, liderado por el Ing. Lionel Fidel Smoll.

Como resultado de estos primeros proyectos tenemos los boletines Inventario de volcanes del Perú (1997), Estudio de riesgos volcánicos en el sur del Perú (1997), Mapa preliminar de amenaza volcánica potencial del volcán Tutupaca (2001), entre otros.

En el año 2005, el Ingemmet inició el programa “Riesgo Volcánico y Neotectónica en el sur del Perú” y paralelamente se conformó el Grupo de Vulcanología. Este trabajo se vio reforzado con la creación de nuevos proyectos de investigación y el apoyo de la cooperación nacional e internacional (IRD, Proyecto Multinacional Andino PMA-GCA, Universidad Blaise Pascal, Universidad de Savoie).

Al año siguiente, con el inicio del proceso eruptivo del volcán Ubinas, el más activo del Perú, el Ingemmet elaboró el “Mapa Preliminar de Peligros del Ubinas” y el “Mapa de Rutas de Evacuación y Sitios de Refugios”, junto a otras instituciones científicas (Universidad Blaise Pascal – IRD, SENAMHI), la ONG Predes, técnicos de la Municipalidad de Ubinas y del Gobierno Regional de Moquegua. Estos mapas fueron presentados a las autoridades del Comité Regional de Defensa Civil de Moquegua, la Municipalidad Distrital de Ubinas y a los pobladores de la zona afectada, a fin de llevar a cabo una adecuada gestión de la crisis volcánica.

Al inicio de la crisis del Ubinas, no se disponía de ningún sistema de vigilancia permanente, al punto que el inicio de la actividad fue alertada por la población del valle de Ubinas. Debido a esto y a la carencia de equipos de monitoreo, el Ingemmet realizó diversos trabajos de vigilancia volcánica para prevenir y mitigar efectos de una erupción mayor que pudieran afectar a los poblados localizados en el valle.

Se efectuaron trabajos de vigilancia visual permanente del volcán desde un campamento base localizado a 4600 msnm y a 4 km al oeste del volcán, monitoreo de la deformación del flanco sur del volcán, monitoreo hidroquímico de las fuentes termales, y trabajos de comunicación a las autoridades y población, como parte del manejo de crisis efectuada por el Gobierno Regional de Moquegua.

Es así como el Ingemmet emprendió un programa de monitoreo volcánico multidisciplinario, empleando métodos de química de gases, hidroquímica, sismología volcánica, sensores remotos, visual y deformación volcánica; e instalando equipos de manera permanente y mediante el registro periódico de información en los volcanes Misti, Ubinas, Ticsani y Sabancaya.

En el 2013, durante los trabajos de inspección e implementación de nuevas estaciones de monitoreo en el volcán Sabancaya, se identificó un incremento en la actividad fumarólica y sísmica. Con este escenario de reactivación del volcán, se duplicaron los esfuerzos para contar con mayor y mejor instrumentación de monitoreo volcánico y una base organizacional que garantice el desarrollo de las actividades de la vulcanología.

Por ello, con base en Reglamento de Organización y Funciones del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet), que establece como competencia de esta entidad, entre otras actividades, "identificar, estudiar y monitorear los peligros asociados a movimientos en masa, actividad volcánica, aluviones, tsunamis y otros"; en su sesión del 15 de marzo del 2013, el Consejo Directivo aprobó la creación del Observatorio Vulcanológico del Ingemmet (OVI). Esta creación fue ratificada mediante Resolución de Presidencia Nro. 037-2013-INGEMMET/PCD del 22 de marzo de ese año y oficializada en el diario oficial El Peruano el día 27 de marzo.

Su artículo 1 de creación señala que "en el OVI se efectuarán trabajos en las distintas áreas de la vulcanología y cuyo fin es la investigación, monitoreo volcánico, la prevención y mitigación de desastres de origen volcánico".