¿Qué es la hipertensión?

Es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanta más elevada es la presión arterial, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

La hipertensión es un trastorno en el que las arterias tienen una presión alta y constante, lo que puede dañarlas.

Síntomas y signos

Inicialmente, la hipertensión no presenta síntomas; sin embargo, cuando ha avanzado lo suficiente, puede afectar algunos órganos importantes de nuestro cuerpo como el corazón, el cerebro, los riñones y la retina de nuestros ojos. Esto puede causar infartos, derrames cerebrales, insuficiencia renal, ceguera, diabetes, discapacidad o hasta la muerte.

Las personas con presión arterial alta pueden tener:

  • Dolor de cabeza.
  • Zumbido de oídos.
  • Visión borrosa.
  • Sangrado nasal.

Estos síntomas y signos no son específicos y, por lo general, no se presentan hasta que dicho trastorno alcanza una etapa grave o potencialmente fatal.

Factores de riesgo

La presión arterial alta tiene muchos factores de riesgo, tales como:

  • Antecedentes de presión arterial alta en la familia.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Falta de actividad física.
  • Consumo de tabaco.
  • Alto contenido de sal en tu dieta.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Estrés.
  • Enfermedades crónicas como la enfermedad renal, la diabetes y la apnea del sueño.

Prevención y tratamiento

Un estilo de vida saludable cumple una función importante en el control de la presión arterial alta. Sigue estas recomendaciones para evitar, retrasar o reducir el riesgo de padecer hipertensión:

  • Lleva un estilo de vida saludable.
  • Reduce el consumo de sal en tus comidas.
  • Limita tu consumo de papas fritas y otras comidas saladas.
  • Consume frutas y verduras.
  • Realiza ejercicios para mantener un peso corporal saludable.
  • Mide tu presión arterial, al menos, cada 2 años a partir de los 18 años.

Si te han diagnosticado hipertensión:

  • Toma tu medicación a la hora indicada por el médico.
  • Controla tu peso periódicamente.
  • Mide tu presión arterial regularmente.

Para mayor información, comunícate con el número 113 o acércate al establecimiento de salud más cercano a tu domicilio.

Importante

En el contexto de la pandemia por la COVID-19, la hipertensión arterial además incrementa el riesgo de complicaciones y mortalidad.