¿Qué son las infecciones respiratorias agudas (IRA)?

Son enfermedades que afectan una parte o todo el aparato respiratorio (nariz, garganta, tráquea, bronquios y pulmones), producidas por diferentes tipos de virus, bacterias u hongos.

Junto a las enfermedades diarreicas y la malnutrición, las infecciones respiratorias agudas (IRA) son la principal causa de muerte de menores de 5 años en países en desarrollo; además, en los últimos años representan una importante causa de morbilidad y muerte de personas mayores de 60 años.

El uso de mascarillas, mantener el distanciamiento físico, así como el frecuente lavado o desinfección de manos además de protegerte contra la COVID-19, reducirán las probabilidades de contraer una IRA.

Síntomas

  • Mucosidad por la nariz.
  • Tos.
  • Dificultad respiratoria.

Factores de riesgo

  • Bajo peso al nacer.
  • La malnutrición.
  • La contaminación atmosférica.
  • Las inadecuadas condiciones de atención médica y de salud.
  • Los bajos niveles de inmunización.
  • Insuficiente disponibilidad de antimicrobianos.

Prevención

Para prevenir una IRA, toma en cuenta las siguientes medidas básicas:

  • Evita el contacto con personas que tienen infección respiratoria.
  • Usa mascarilla en caso:
    • Estés en ambientes cerrados con aglomeración de personas, como en el transporte público, el mercado, los supermercados, tiendas por departamento, templos, estadios, procesiones entre otros.
    • Contraigas una enfermedad respiratoria para evitar contagiar a otros.
  • Mantén siempre ventilados e iluminación en la vivienda, en la oficina y en los medios de transporte.
    • La ventilación de los espacios es importante para reducir la carga de infecciones respiratorias y de tuberculosis.
    • La iluminación con luz natural es útil, porque reduce la carga de microbios (la luz ultravioleta, aunque no se perciba mata los virus, incluyendo el coronavirus, bacterias y hongos).
  • Si estás sin mascarilla y estornudas o toses, cúbrete con el antebrazo al toser o estornudar, o utiliza papel desechable, luego bótalo a un tacho.
  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón por más de 20 segundos.
  • Evita tocarte la cara, los ojos, la nariz y la boca, con las manos sin lavar.
  • Evita el saludo con apretón de manos o besos en la mejilla.
  • Mantén una distancia de al menos 1 metro con las personas.
  • Completa tu esquema de vacunación, pues las vacunas fortalecen su sistema inmunitario y protegen contra enfermedades.

Si eres padre, madre, o estás a cargo de un menor:

  • Hasta los 6 meses de edad, dale solo leche materna, pues es el único alimento que contiene todo lo necesario para su crecimiento y desarrollo, así como las sustancias que lo protegerán contra infecciones y alergias.
  • Desde los 6 meses hasta los dos años de edad, dale alimentación complementaria que incluya alimentos ricos en hierro (sangrecita, hígado, carnes rojas, vísceras y hojas verdes) y leche materna para que esté bien nutrido y tenga menos posibilidad de enfermar.
  • Evita exponerlo a cambios bruscos de temperatura.
  • Llévalo a su Control de Crecimiento y Desarrollo (CRED) en el establecimiento de salud más cercano.

Si sospechas que tienes una IRA, por algún síntoma o signo, acude al establecimiento de salud más cercano. Para más información llama gratis al 113 Salud.