Mitos sobre las vacunas contra la COVID-19

Es importante recordar que se ha establecido un orden para la vacunación de la población teniendo en cuenta criterios éticos, el riesgo de enfermedad grave y el riesgo de exposición. Mantengamos informados solo a través de los canales oficiales del Ministerio de Salud, ente rector de la política sanitaria del país.

Mito 1: La vacuna contra la COVID-19 me generará efectos secundarios

Al igual que otras vacunas, puede provocar cansancio, dolor de cabeza, fiebre, enrojecimiento, hinchazón o dolor en el lugar de la inyección. Estos síntomas son pasajeros y se dan hasta 72 horas después de la inoculación.

Mito 2: Las mujeres embarazadas no pueden vacunarse contra la COVID-19

Según los protocolos aprobados por el Minsa, pueden vacunarse contra la COVID-19, las gestantes a partir de las 12 semanas de embarazo incluyendo gestantes adolescentes. De acuerdo a los estudios realizados de gestación y COVID-19, las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de presentar complicaciones por esta enfermedad en caso de contagio, especialmente si tienen alguna comorbilidad como diabetes, obesidad o hipertensión.

Mito 3: Las vacunas contra la COVID-19 puede afectar la lactancia materna

Las mujeres que dan de lactar pueden vacunarse sin riesgo alguno para el lactante.

Mito 4: La vacuna Pfizer es la única que es segura y eficaz contra la COVID-19

Todas las vacunas contra la COVID-19 han sido aprobadas por organismos internacionales y nacionales, por tanto, son seguras y eficaces. Debemos vacunarnos con la vacuna que se haya programado según el esquema de vacunación.

Mito 5: Si no completo todas mis dosis de la vacuna contra la COVID-19 no pasará nada

No tener las dosis completas de vacunación podría afectar la protección que brinda la vacuna a nuestro organismo, quedando expuesto a infectarse con nuevas variantes y pudiendo desarrollar cuadros más graves de la enfermedad.

Mito 6: No me puedo vacunar contra la COVID-19 si tengo fiebre

Si una persona presenta fiebre, se recomienda postergar la vacunación contra la COVID-19 hasta que se haya recuperado del cuadro febril.

Mito 7: Ponerme una dosis de la vacuna contra la COVID-19 es suficiente

Con una dosis la probabilidad de desarrollar inmunidad es menor y el tiempo de protección también. Se recomienda cumplir con las tres dosis que otorga el esquema de vacunación según el grupo etario.

Mito 8: La vacuna no es confiable por haberse producido muy rápido

Todas las vacunas contra la COVID-19 han sido aprobadas por la OMS e instituciones regulatorias internacionales y nacionales, por tanto, son confiables y seguras. Todas están respaldadas por rigurosos estudios científicos que cumplieron con las tres fases de investigación.

Mito 9: Las vacunas tienen microchip

Los microchips nunca se han usado en las vacunas y tampoco son parte de las vacunas contra la COVID-19. Las vacunas son productos que contienen microbios muertos o debilitados o pequeñas partes de estos, que activan las defensas naturales del organismo para que aprendan a resistir a infecciones específicas y fortalecen el sistema inmunitario.

Mito 10: Es malo para las niñas, niños y adolescentes aplicarse la vacuna contra la COVID-19

En el Perú se ha aprobado la aplicación de la vacuna pediátrica de Pfizer para niñas y niños de 5 a 11 años. De igual manera, la aplicación de la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer para los adolescentes de 12 a 17 años. Esta vacuna es segura y los protege.

Mito 11: Las variantes de la COVID-19 provocan una enfermedad más grave

Hasta el momento la mayoría de variantes de la COVID-19 no han alcanzado un grado de mayor letalidad que el virus original. No obstante, algunas variantes tienen la propiedad de propagarse más rápido y fácilmente, pudiendo provocar una enfermedad más grave.

Mito 12: Si me vacuno contra la COVID-19 ya no tendré que seguir cuidándome

La vacuna evita que desarrollemos cuadros graves de la enfermedad, pero no previene el contagio, por lo que es importante seguir utilizando la mascarilla, manteniendo la distancia física y el lavado de manos, para cortar la transmisión del coronavirus.

Mito 13: Una persona hipertensa, diabética, con VIH u otra enfermedad de riesgo no puede vacunarse contra la COVID-19

La vacunación contra COVID-19 está recomendada y priorizada para las personas que tienen diabetes, hipertensión u otras enfermedades cardiovasculares crónicas. También pueden vacunarse las personas con VIH. Este grupo de personas puede desarrollar casos graves de la enfermedad por eso es importante completar su vacunación de manera oportuna.

Mito 14: Si estoy en tratamiento de una enfermedad (no COVID-19) no debo vacunarme contra la COVID-19

Por lo general sí es posible recibir la vacuna contra la COVID-19 al estar en tratamiento de otra enfermedad, sin embargo, es importante que consulte a su médico.

Mito 15: No es recomendable mezclar vacunas contra la COVID-19 de diferentes marcas o laboratorios

De acuerdo a un estudio desarrollado por el Instituto Nacional de Salud (INS), realizado entre el personal de salud que recibió una combinación de marcas de vacunas contra la COVID-19, estos elevaron sus anticuerpos en mayor proporción que los que habían recibido un solo tipo de vacuna. En ese sentido, desde el punto de vista inmunológico, la vacunación heteróloga (combinación de plataformas) es más inmunogénica, es decir, induce más el sistema inmune que la homóloga (una sola marca).

Mito 16: Si tengo más de 60 años ya no debo completar las 4 dosis

Todos los adultos mayores son considerados un grupo de riesgo porque debido a su edad pueden tener otras enfermedades que los lleven a desarrollar cuadros graves de COVID-19 que podría llevarlos a la muerte. Por eso es muy importante completar sus cuatro dosis, 3 meses después de la 3ra dosis, para estar protegidos de manera oportuna.

Mito 17: La inmunidad de la vacuna contra la COVID-19 dura para toda la vida

Aunque no se ha podido determinar con exactitud, algunas investigaciones recientes a nivel internacional, señalan que existe evidencia de que el efecto protector de la vacuna decae a los cinco o seis meses. Hasta que no se desarrolle una vacuna de larga protección, se debe seguir el esquema de vacunación contra la COVID-19 que recomienda el Ministerio de Salud. Todos los mayores de 5 años deben recibir 3 dosis y los mayores de 30, 4 dosis.

Mantente informado

Toma en cuenta que las vacunas llegarán al país de manera progresiva, por lo que se ha establecido una secuencia para la vacunación de la población. Mientras esperamos, es importante que te mantengas informado únicamente a través de los canales oficiales del Gobierno.

Importante

Revisa las medidas que debes respetar desde el 27 de octubre de 2022 a nivel nacional. 
Protege tu vida y la de personas con factores de riesgo.