Mitos sobre las vacunas contra la COVID-19

Es importante recordar que se ha establecido un orden para la vacunación de la población teniendo en cuenta criterios éticos, el riesgo de enfermedad grave y el riesgo de exposición.

Mientras esperamos, es importante que nos mantengamos informados solo a través de los canales oficiales del Ministerio de Salud, ente rector de la política sanitaria del país.

Mito 1: si te vacunas puedes quedar estéril, además, te implantarán un chip

Todos los estudios científicos realizados concluyen que ni el virus ni la vacuna interfieren en el metabolismo hormonal o en el desarrollo de los tejidos necesarios para la reproducción. Tampoco existe en el mundo la tecnología capaz de implantar un microchip.

Mito 2: las vacunas son experimentales, se han hecho sin pasar por todos los requisitos de una investigación seria. No seas un conejillo de indias

Las vacunas contra la COVID-19 que utiliza el Perú han cumplido todos los protocolos y fases de investigación habituales, incluyendo una experimental preclínica en animales y las distintas fases clínicas I, II, y III. Además, todos los resultados de los ensayos clínicos son públicos y se pueden consultar.

Mito 3: las vacunas van a modificar tu ADN. Se notará en los próximos años

Los contenidos de las vacunas no tienen efecto sobre el ADN, ni siquiera llegan a encontrarse, menos a integrarse.

Mito 4: las vacunas se crearon en secreto y no publican los datos obtenidos ni se sabe qué sustancias contienen

Esto es falso. El desarrollo de las distintas vacunas que usa el Perú pasó por un proceso riguroso donde se han publicado absolutamente todos los datos de cada una de las etapas que se han llevado a cabo.

Mito 5: la COVID-19 no existe. Es un invento para vender vacunas, inventada por intereses políticos ¡Todo es una farsa!

La COVID-19 es una enfermedad real. El virus ha sido descubierto y aislado de miles de muestras de pacientes en el mundo y se ha obtenido su genoma, incluso está fotografiado. Centenas de millones de personas se han contagiado con este virus y cinco millones han fallecido en el mundo, entre ellos, más de doscientos mil compatriotas.

Mito 6: ¿para qué vamos a vacunarnos si no protege de la infección y podemos seguir contagiando?

Esta afirmación es falsa porque las vacunas no fueron creadas para prevenir la infección de la COVID-19, sino, principalmente, para disminuir el riesgo de muerte y de hacer cuadros graves de la enfermedad. No es poca cosa, el que menos gente vaya a los hospitales ayuda a que el sistema de salud no colapse y así evita muchas otras muertes.

Mito 7: vacunarnos provoca COVID-19 y así se crean nuevas olas de la pandemia

Esto es falso. Las vacunas creadas contra la COVID-19 solo utilizan ciertos genes o proteínas del virus para generar una respuesta inmunitaria. Ninguna inyecta virus activos que provoquen que enfermemos; por lo tanto, no existe la posibilidad de que podamos infectarnos simplemente con la vacuna.

Mantente informado

Toma en cuenta que las vacunas llegarán al país de manera progresiva, por lo que se ha establecido una secuencia para la vacunación de la población. Mientras esperamos, es importante que te mantengas informado únicamente a través de los canales oficiales del Gobierno.

Importante

Revisa las medidas que debes respetar desde el 1 de mayo de 2022 a nivel nacional. 
Protege tu vida y la de personas con factores de riesgo.