Dos hospitales del Cusco realizan cirugía conjunta y evitan ceguera por retinopatía a bebé prematuro

Nota de Prensa
Hospital de contingencia Antonio Lorena inició sus primeras cirugías oculares a bebés prematuros con apoyo de oftalmólogos del Hospital Regional del Cusco

Fotos: Minsa

09 de octubre de 2019 - 11:56 a. m.

Médicos oftalmólogos del Hospital Regional del Cusco y del Hospital Antonio Lorena, ambos del Ministerio de Salud (Minsa), realizaron de manera conjunta la primera cirugía de fotocoagulación láser bilateral en el Hospital de Contingencia A. Lorena, practicada a un bebé prematuro de 50 días de nacido con retinopatía.

Esta intervención quirúrgica llevada a cabo en el marco de un acuerdo de cooperación entre ambos hospitales permite resolver problemas de salud en pacientes de todas las edades y lograr salvar la vida de muchas otras personas mediante el soporte profesional interinstitucional, afirmó Félix Hidalgo Ramírez, director ejecutivo del Hospital Regional del Cusco

“Queremos resaltar las coordinaciones favorables entre médicos de ambos hospitales cusqueños y felicitar esa labor desinteresada. Evitar la ceguera en bebés, además de ser un acto de amor, permite prevenir la discapacidad en decenas de ciudadanos peruanos” resaltó Ramírez.

Destacó que “estas acciones conjuntas permiten superar obstáculos como la falta de especialistas, equipamiento, ambientes para hospitalización y otros que puede presentar individualmente un hospital”, añadió Hidalgo Ramírez.

Retinopatía prematura

La retinopatía de la prematuridad es una complicación seria que se presenta en niños que nacen antes de las 37 semanas de gestación y que está muy ligada al bajo peso.

Además, es un enemigo silencioso porque la retina del bebé aún no está madura por lo que puede progresar a un desprendimiento de retina y causar ceguera irreversible en cuestión de semanas, si no se realiza una cirugía como la que se llevó a cabo este último fin de semana, explicó la médico oftalmóloga Karem Zamalloa Bendezú.

Añadió que este problema de salud se presenta, aproximadamente, a las tres semanas posteriores al nacimiento, no es evidente, ni manifiesta síntomas, por lo tanto, se requiere de un diagnóstico especializado. Casi el 50% de bebés que pesan menos de 1,250 gramos al momento de nacer desarrollan esta condición.

Zamalloa resaltó que operar a un ser humano que supera el kilogramo de peso no es algo fácil. Sin embargo, el avance de la ciencia ha permitido que con la aplicación de la técnica del láser, la ceguera en prematuros haya disminuido considerablemente.

“Aconsejamos a los padres de bebés prematuros, sobre la importancia de una evaluación oftalmológica; no es posible que haya niños que tengan problemas serios de visión e incluso pierdan la vista, solo por falta de información o por falta de un chequeo por el oftalmólogo”, refirió Zamalloa Bendezú.