Minsa lidera acciones conjuntas para velar por la salud de la población

Nota de Prensa

29 de diciembre de 2007 - 12:00 a. m.

El Ministerio de Salud (Minsa), a través del personal de las Direcciones Ejecutivas de Salud Ambiental, dentro de su ámbito jurisdiccional a nivel nacional, viene desarrollando acciones conjuntas con las municipalidades y el Ministerio Público con el fin de proteger la salud de la población.

Para ello, en atención a lo dispuesto por el ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, se viene realizando inspecciones inopinadas en los establecimientos donde se fabrica, distribuye y comercializa alimentos y bebidas, con el fin de verificar su calidad sanitaria. De esta manera se busca impedir que puedan causar efectos nocivos en la población durante las celebraciones por el advenimiento del año 2008.

Sin embargo, la responsabilidad en la protección de la salud de la ciudadanía no es exclusiva del Minsa o de las autoridades, porque es compartida con cada uno de los pobladores de nuestro país.

Es por ello que, para salvaguardar su salud, el Minsa rrecomienda a la población adquirir productos en establecimientos de garantía, es decir, legalmente establecidos y pedir comprobante de compra.

Asimismo, se debe revisar las etiquetas y envases de los productos (alimentos y bebidas), los cuales, para efectos de su comercialización, deben ceñirse a las disposiciones establecidas sobre rotulado para productos envasados.

De acuerdo a estas normas, la etiqueta debe contener la siguiente información: nombre del producto; declaración de los ingredientes y aditivos empleados en su elaboración; nombre y dirección del fabricante (productos nacionales) o razón social y dirección del importador (en caso de ser de origen extranjero) el cual podrá figurar en etiqueta adicional; registro sanitario; fecha de vencimiento; código o clave del lote y condiciones especiales de conservación cuando el producto lo requiera. Cabe señalar que los licores -a excepción de la cerveza- no tienen fecha de vencimiento.

El Minsa recomienda además desconfiar de las ofertas de precios excesivamente bajos (productos sin garantía), pues en muchos casos se trata de productos adulterados y/o falsificados.

Advierte también que es necesario rechazar los productos con defectos en el envase, abiertos o agrietados, así como realizar una verificación visual del contenido con el fin de verificar presencia o no cuerpos extraños y dejarlos de lado en caso de ser así.