Ministros de salud de Perú y Ecuador supervisarán limpieza del canal internacional en zona de frontera

Nota de Prensa

7 de mayo de 2008 - 12:00 a. m.

En una acción que buscar reforzar el trabajo de prevención de enfermedades en la zonas fronterizas de ambos países, los ministros de Salud de Ecuador y Perú, así como los alcaldes de Huaquillas y Aguas Verdes, desarrollaran una jornada de limpieza del canal internacional en esta zona de la frontera el jueves 08 de mayo, con el fin de controlar la propagación de la malaria, dengue y otras enfermedades.

Trabajos preeliminares se vienen desarrollando desde el 02 de Mayo pasado, bajo responsabilidad de personal de la Dirección Regional de Salud de Tumbes con el apoyo de comerciantes, municipalidades y personal del ejército de ambos países quienes realizan el recojo de desechos con maquinaria pesada, además de estar desarrollando la fumigación y desratización de diversas zonas. También se ha previsto la fumigación en las viviendas de los distritos ubicados en la frontera peruano ecuatoriana para eliminar los focos de zancudos y mosquitos.

El encuentro de los ministros Hernán Garrido-Lecca y Carolina Chang esta programada a las 11:00 horas, en una ceremonia que incluye el izamiento de las banderas de ambos países. Ambas autoridades recorrerán parte del canal internacional y luego ofrecerán una conferencia de prensa en territorio ecuatoriano.

Malaria

En Tumbes los casos de malaria se han incrementado considerablemente en el último año, pues de un promedio de 420 en el 2006 pasó a 1,165 en el 2007, mientras en lo que va del año 845 personas han sido afectadas por esta enfermedad que es transmitida por el zancudo Anopheles.

Cerca del 80 por ciento de los casos se registran en el distrito de Aguas Verdes, pues el canal se ha convertido en un foco infeccioso, pues al arrojo de basura, que provoca que se empoce el agua, se suman factores como el incremento de la temperatura y las lluvias, lo cual ha generado que se creen todas las condiciones para la proliferación de los zancudos.

El tránsito nocturno, producto del contrabando, ha hecho que los comerciantes se expongan a que les piquen los zancudos y se transmita de este modo la malaria.