Alimentación balanceada es la mejor manera de combatir los resfríos en los niños

Nota de Prensa

18 de mayo de 2008 - 12:00 a. m.

Una alimentación balanceada es la mejor defensa en los niños para combatir los resfríos, pues la carencia de nutrientes y vitaminas los coloca en una situación vulnerable ante las infecciones comunes que aparecen en el invierno, señaló Carmen Marquez, jefa del Servicio de Nutrición del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) del Ministerio de Salud.

La nutricionista sostuvo que en la época de invierno aparecen las enfermedades respiratorias, por lo tanto es necesario el consumo de alimentos que contengan nutrientes que ayuden a mejorar el sistema inmunológico y proporcionen las defensas necesarias en nuestro organismo, los que principalmente son los alimentos fuentes de Vitamina A, ya sea de origen animal o vegetal.

Por tal razón recomendó a los padres de familia incluir en la dieta de los niños yema de huevo, pescado, lácteos y derivados, así como frutas y vegetales de color amarillo – anaranjado que contiene betacaroteno que se transforma en Vitamina A tales como la zanahoria, zapallo, papaya, mango, plátano de la Isla, y los vegetales de color verde oscuro, tales como: espinaca, acelga, espárrago, entre otros.

Carmen Márquez, dijo que la ingesta de este tipo de vitamina favorece el crecimiento en los niños y adolescentes, el buen mantenimiento de piel y mucosas, desarrollo de una buena visión y la prevención de infecciones.

Recomendó asimismo, tomar en cuenta que en los niños, aun tengan sobrepeso no se debe dar leche descremada, ya que la grasa que contiene las leches enteras, favorece la adecuada utilización de esta vitamina.

Advirtió de otro lado que la carencia de vitamina A puede ocasionar alteraciones en el ritmo del crecimiento en niños y una mayor predisposición a infecciones y problemas oculares.

Preparaciones para el invierno:

Jugo de frutas y frutas al natural: 3 veces por día.

Lácteos o derivados: 3 raciones por día.

Huevo: 1 unidad interdiaria

Vegetales en ensaladas o guisos: 2 raciones por día

Pescado o hígado de res o pollo: 2-3 raciones por semana