Mayoría de regiones no gastó presupuesto para mantenimiento de hospitales

Nota de Prensa

3 de julio de 2008 - 12:00 a. m.

El ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, denunció que la mayoría de regiones del país no ejecutaron el 100% del presupuesto asignado por el Ministerio de Salud (MINSA) para el mantenimiento de sus hospitales, monto que para Lima fue de 19 millones y 31 al resto del país, haciendo un total de 50 millones.

Garrido-Lecca, sostuvo que a principios de año su gestión logró que a las regiones y Lima se les asignara 50 millones de soles para el mantenimiento de los hospitales y estas sólo gastaron el 3%.

“El problema de los hospitales es terrible. Se estaban cayendo. No puede ser posible que no se gaste el presupuesto para su mantenimiento. Esta plata ni siquiera tiene que pasar por el SNIP, sólo deben girar”, llamó la atención.

Dijo que este dinero debió ser ejecutado hasta el 30 de junio pero no fue gastado por lo que la plata retorno al tesoro público.

En ese sentido, Garrido-Lecca informó que su Despacho envío a cada congresista una carta dando a conocer cómo su región gastó la plata, para que tomen acciones sobre el tema. De la misma manera remitirá cartas a la Contraloría de la República.

Montos del SIS

De otro lado, el titular de Salud dio a conocer que de los montos que el Seguro Integral de Salud (SIS) destina a las regiones para el pago de las atenciones y medicamentos de sus afiliados, Lima adjudicó el 100% de su presupuesto, mientras que el 60% de la plata transferida a las DIRESAS aún se encuentra en el banco para los pagos.

Señaló que el Ministerio de Economía (MEF) ya aprobó un monto mayor para el pago de la deuda que el SIS tiene con las regiones por las atenciones, pero expresó que le preocupa que este dinero no sea ejecutado inmediatamente.

Taller de promoción

El ministro de Salud participó hoy junto a la titular del MIMDES, Susa Pinilla, en el Taller Nacional de Promoción de la Salud, que se desarrolla con la finalidad de impulsar acciones concertadas a nivel nacional para contribuir con la reducción de la desnutrición crónica infantil y mejorar la salud materna, a través de intervenciones en las familias, comunidades e instituciones educativas.