Cirujanos estadounidenses realizarán operaciones gratuitas en el ex Hospital del Niño

Nota de Prensa

11 de julio de 2008 - 12:00 a. m.

De 400 mil niños recién nacidos que se registran en el Perú, alrededor de 570 nacen con una malformación congénita craneofacial o de labio fisurado y paladar hendido, atendiendo esta realidad el ex hospital del Niño y la Fundación Norteamericana Komedy Plast, realizarán una campaña de operaciones gratuitas de alta complejidad a los niños que padezcan de estas malformaciones congénitas y sean de escasos recursos económicos.

Así lo informó, el Dr. Andrés Wiegering, jefe del servicio de Cirugía Plástica y Quemados del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN), quien dio a conocer que si bien los problemas de labio fisurado y paladar hendido no constituyen un riesgo mortal, afecta psicológicamente de por vida al niño y a su familia.

Añadió que entre las patologías craneofaciales más frecuentes a operar se encuentra las de Appent y Crouzon, en estos casos los menores necesitan múltiples y complejas cirugías para intentar que su apariencia facial llegue a ser lo más normal posible.

Dio a conocer que la evaluación para las intervenciones quirúrgicas, se desarrollarán el sábado 12 de junio, de 07:00 a.m. hasta las 4:00 p.m., en consultorios externos del servicio de Cirugía Plástica del INSN, ubicado en la Av. Brasil, cuadra 6 - Breña.

Andrés Wiegering, manifestó que estas intervenciones que pretenden devolver las sonrisas a los niños serán cubiertos por el Seguro Integral de Salud (SIS), el INSN y la fundación americana, de la misma manera se coberturará la recuperación integral, física y psicológica de los niños.

La recuperación de los menores estará acompañada de los payasos de Caring Clowns Internacional que, cual coloridos doctores, forman parte de una terapia conjunta que permitirá aliviar el estrés antes, durante y después de las cirugías reparadoras.

Komedy Plast

Cabe indicar que Komedy Plast es una organización sin fines de lucro que, mediante un equipo de cirujanos plásticos y comediantes, ayudan a los niños con anomalías congénitas, como labio leporino o deformaciones faciales, que debido a la precaria situación económica en la que viven, se verían imposibilitados de acceder a este tratamiento y así poder llevar una vida normal.