Minsa garantizará atención, tratamiento y seguimiento a niños contagiados con Hepatitis B

Nota de Prensa

26 de julio de 2008 - 12:00 a. m.

El Ministerio de Salud (MINSA) garantizará el tratamiento y atención médica, así como la vigilancia y seguimiento de los 22 niños contagiados con el virus de la Hepatitis B en el Servicio de Neurocirugía del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN), así lo informó el ministro Hernán Garrido-Lecca, quien lamentó esta situación sucedida entre 2006 y 2007, hecho que fue controlado en su momento.

“Lamento muchísimo lo sucedido. Yo al sumir la gestión dije que estoy en el cargo en representación de los pacientes y expreso mis disculpas, no se si sirva de algo, pero expresa el terrible sentimiento que me embarga de saber que esto haya sucedido en un hospital público. Como peruano siento vergüenza de enfrentar una situación así. Pero lamentablemente esto se debe a 50 años de abandono en los cuales no se ha invertido en hospitales, en equipamiento, en recursos humanos ni en dar las condiciones de trabajar de manera adecuada”, expresó el titular del MINSA en conferencia de prensa realizada hoy en el ex Hospital del Niño.

En ese sentido, ordenó al recientemente designado director del INSN, Dr. Roberto Luis Shimabuku Azato, a realizar la vigilancia de los niños que en su totalidad son portadores del virus, es decir, no han hecho la enfermedad. Sin embargo, precisó que de darse esta probabilidad el MINSA asumirá todo el costo y tratamiento estén donde estén, ya que sólo cinco niños se encuentran internados en el hospital pero por padecimientos distintos a la Hepatitis B.

En ese marco, Garrido-Lecca dio a conocer que más del 50% de la población de Quillabamba en el Cusco es portador del virus de la Hepatitis B, es decir no tiene la enfermedad por lo que están desarrollando su vida con normalidad, previo tratamiento. Añadió que con la tecnología actual es posible que estos pacientes sean tratados y tengan una vida normal.

Adelantó que el MINSA evaluará el tema de la indemnización como lo hizo en los casos de contagio de VIH, por lo que deslizó la posibilidad de realizar los mismos procedimientos.

De otro lado, el Ministro ordenó a la Defensora de la Salud, Lic. Yris Medina, investigar las denuncias de los padres que señalan que no fueron informados sobre el contagio de sus hijos con esta enfermedad y de darse esa situación, negada por el Hospital del Niño, hará las denuncias y sanciones del caso.

Además, como medida preventiva y en harás de descartar cualquier duda, el Ministró ordenó que los 453 niños que han sido intervenidos en el 2007 en Servicio de Neurocirugía del ex Hospital del Niño, sean contactados para hacerles exámenes y descartar el contagio de hepatitis B, proceso que ya se inició.

Contagio de niños

Sobre el contagio de los menores, el titular de Salud dio a conocer que los casos se dieron entre 2006 y 2007 posiblemente durante operaciones realizadas en el Servicio de Neurocirugía, siendo el primer caso detectado en diciembre de 2006. Inmediatamente se tomaron las medidas correctivas y se exploraron cuatro posibles hipótesis: la primera era una transfusión de sangre, la segunda una aguja infectada, la tercera un cánula o el uso de viales, y cuarto que una personal del área de neurocirugía haya estado infectado con el mal.

Tras las acciones dijo que no ha sido la transfusión porque el 100% de los donantes han sido tamizados y dieron negativo para hepatitis y otras enfermedades. También se ha descartado desde el año pasado el reuso de cánulas y viales. En cuanto a que hubiera un portador entre el personal, manifestó que ya se ha tamizado al 80% del personal de salud hospital y en agosto próximo se terminará de tamizarse al resto. En ese sentido anunció que esperará los resultados finales de las investigaciones y será el primero en demandar sanciones para los responsables, si es que los hubo.

El ministro estuvo acompañado por los congresistas, Daniel Robles y Luis Wilson, así como del viceministro de Salud, Melitón Arce.