Casos de otitis se incrementan en invierno por su asociación con infecciones respiratorias

Nota de Prensa

29 de julio de 2008 - 12:00 a. m.

Los casos de Otitis Media Aguda, enfermedad que produce un intenso dolor en el oído y/o la disminución de la audición, se incrementan durante los meses de invierno, debido a su asociación con las infecciones respiratorias altas, y son los niños más susceptibles a contraerla, advirtió Roberto Shimooka Shiguemoto, otorrinolaringólogo del Hospital Nacional Arzobispo Loayza.

Los factores de riesgo más comunes para desarrollar este tipo de otitis son el resfriado y la gripe, ambos de origen viral y pueden curarse sin tratamiento en un plazo máximo de tres meses, sin embargo de no curar esta enfermedad a tiempo, puede provocar un problema crónica, prefijar el tímpano o causar graves complicaciones como la meningitis, parálisis facial o trombosis del seno cavernoso, indicó el especialista.

El Dr. Shimooka sostuvo que ello se debe a las relaciones existentes por vecindad entre la cavidad del oído con la parte posterolateral de la nariz, la fosa cerebral, el cuello y la base del cráneo, lo que facilita el ingreso de un virus o bacteria e incluso algún tipo de alimento o mucus procedente de la nariz, garganta o boca al oído medio y causar su inflamación e infección.

Cabe destacar que la otitis media aguda no es contagiosa en sí misma, pero sí los resfriados que a menudo la acompañan.

Recomendaciones

Si alguna persona presenta dolor de oído y pérdida de audición debe acudir al especialista para una evaluación médica. Recomendó a las madres observar a sus hijos, especialmente aquellos que aún no pueden hablar y ver si es están irritables y se soban el oído con el hombro ya que podría ser un indicio de una inflamación en el oído.

Además las instó a evitar dar de lactar a los bebés ligeramente inclinados ya que de estar totalmente recostados en la cama puede ingresar la leche en las trompas de Eustaquio y causarles otitis media aguda, cuando hay regurgitación o reflujo.

Asimismo aconsejó a la población a sonarse la nariz con suavidad, tapando uno de los orificios de la nariz a la vez, ya que si se cubren ambos, la mucosidad podría ingresar a dicha trompa y causar esa enfermedad.