Ministro se reunió con arzobispo de Huancayo para evaluar contaminación ambiental

Nota de Prensa

3 de agosto de 2008 - 12:00 a. m.

El ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, se reunió con el arzobispo de Huancayo, monseñor Pedro Barreto Jimeno, para tratar acerca de la contaminación ambiental que afecta la región Junín y reforzar un trabajo conjunto y resolver dicha problemática.

En la cita, que se dio en la sede del Arzobispado en la ciudad de Huancayo, el titular del Ministerio de Salud (MINSA) expresó la preocupación del sector por disminuir el impacto de la contaminación por plomo que afecta a los niños en La Oroya.

Adelantó que por tal razón el sector vigila el cumplimiento estricto del convenio tripartito suscrito con la empresa Doe Run y el Gobierno Regional de Junín y que se ha logrado ampliar la vigilancia y monitoreo en la zona de niños de seis meses hasta los 16 años, pues, antes solo incluía a los menores hasta los seis años de edad.

También se ha dispuesto incluir en el tratamiento a las personas que presenten niveles por encima de los 35 microgramos/decilitro, cuando antes la media era solo 45. Asimismo, se está gestionando la llegada de profesionales del extranjero para que reevalúen a las personas más afectadas por la contaminación por plomo.

Garrido-Lecca expresó que aún con estos esfuerzos se requieren de otras estrategias para bajar más los niveles de contaminación en La Oroya, las cuales se trabajarán con el apoyo de la Iglesia.

Por su parte, monseñor Barreto consideró necesario que para bajar los niveles de contaminación se requiere renovar la tecnología para evitar que el humo de la fundición en La Oroya siga contaminando el aire.

De otro lado, dijo que es una necesidad urgente la instalación de una planta de tratamiento de las aguas ácidas residuales que contaminan diversas cuencas de la región, afectando la agricultura.

En la cita también el arzobispo y el ministro coincidieron en la construcción de un hospital referencia de cáncer, para lo cual Garrido-Lecca se comprometió en enviar a técnicos del MINSA, para dar viabilidad al proyecto que se trabaja en la región, teniendo en cuenta el incremento de casos de neoplasias uterinas y de estómago.