Aumenta casos de crisis asmática en niños por hacinamiento y falta de ventilación

Nota de Prensa

13 de agosto de 2008 - 12:00 a. m.

En agosto se ha evidenciado un aumento de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) y de las crisis asmáticas que están siendo desencadenadas por factores como el hacinamiento en los hogares, falta de ventilación en las habitaciones, personas enfermas en el hogar y por la inadecuada higiene de los miembros de la familia.

Así lo informó el Dr. Cristian Andonayre, médico del Hospital de Emergencias Pediátricas, quien señaló que debido al aumento del frío y de la humedad se ha reportado un aumento de la IRA y de las crisis asmáticas en los niños, además dijo que unido a estos factores existen otros motivos que desencadenan e intensifican estos cuadros.

En ese sentido, el pediatra recomendó ventilar las habitaciones del hogar, no compartir los objetos personales con algún enfermo, así como tener una adecuada higiene como el lavado de manos con agua y jabón, pues a través de este medio se transmite las enfermedades virales.

Asimismo, señaló que los alergenos son factores que intensifican el cuadro ya desencadenado en los niños y que evitan la mejoría del paciente. “El polvo, los peluches, las alfombras, el humo de tabaco y las cocinas de leña y carbón dentro del domicilio producen alergias e intensifican el cuadro de asma”, dijo.

El pediatra explicó que por estos motivos los niños suelen no responder efectivamente a las terapias médicas, convirtiéndose la crisis asmática en un problema crónico, perjudicando al niño porque disminuyen sus defensas, además de perder horas en el colegio y generar gasto de dinero.

Lactancia materna y alimentación

El Dr. Cristian Andonayre señaló que la lactancia materna exclusiva es fundamental para prevenir las infecciones respiratorias en los menores de seis meses, pues la leche de la madre contiene sustancias protectoras que logran inmunizar a los niños.

Asimismo, se recomienda que la lactancia a los infantes mayores de seis meses sea complementada con alimentación balanceada. Del mismo modo, los niños de más edad también deben consumir alimentos balanceados que incluyan, preferentemente, cinco raciones diarias de frutas y verduras.

“Deben comer dos tipos distintos de frutas y tres raciones de verduras y particularmente que estas sean en ensaladas o al vapor para que no pierdan sus nutrientes”, aconsejó el especialista luego de indicar que las proteínas y los carbohidratos cumplen diversas funciones y por eso debemos consumirlos.