Ministro solicita cumplimiento de las seis horas de atención médica

Nota de Prensa

25 de agosto de 2008 - 12:00 a. m.

El ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, solicitó a los médicos del Perú cumplir con las seis horas diarias de atención efectiva al público a fin de descongestionar las colas en los hospitales y aumentar las atenciones a los más pobres del país.

En un breve recorrido por el Hospital Nacional Arzobispo Loayza, Garrido-Lecca comprobó que algunos médicos están cumpliendo la norma dispuesta por su despacho, mientras que otros profesionales no están acatando esta medida lo cual origina la queja de los pacientes. Dijo que en provincias a diferencia de Lima sí se cumplen las seis horas de atención al público.

“Estamos pidiendo a los médicos que por 24 meses hagan su jornada de seis horas y que estas sean efectivas de atención al público. Eso significa que estamos aumentando en 50 por ciento el número de horas de atención al público”, manifestó tras recorrer también el Centro de Salud Palermo.

El titular de Salud dijo que las colas son consecuencia directa de las pocas horas de atención al público. “Si hubieran más horas de atención podríamos atender a más gente y no habría congestión de público”, señaló.

Ante el anuncio de la Federación Médica del Perú de iniciar una huelga contra las seis horas de trabajo, el ministro dijo que el MINSA está preparado para hacer frente a esta medida de fuerza. “Si van a paralizar tengan la seguridad que estaremos preparados para ello y tomaremos las medidas”, recalcó.

Una de estas medidas es la contratación de médicos para reemplazar a quienes acaten la huelga y advirtió que si esta arbitraria paralización llega a comprometer la vida de los pacientes, el MINSA actuará conforme manda la ley.

“Como lo dijo en su momento el monseñor Bambaren, dejar a pacientes abandonados es un crimen. Espero que no lleguemos a esos extremos pues yo confío que la gran mayoría de médicos no va acatar el paro, porque hacer un paro porque pedimos que trabajen dos horas más que son pagadas, es un escándalo”, finalizó Garrido-Lecca.