Garrido-Lecca afirma que no renunciará al cargo de ministro de salud

Nota de Prensa

30 de agosto de 2008 - 12:00 a. m.

El ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, afirmó categóricamente que no renunciará a su cargo y para malestar de la dirigencia de la Federación Médica continuará trabajando por la salud de todos los peruanos, visitando hospitales y centros de salud en Lima y provincias para velar por una buena atención pues dijo que los pacientes son su principal responsabilidad. “No esperen que renuncie. A mi me tendrán que botar”, subrayó.

De esta forma, Garrido-Lecca respondió a la directiva de la Federación Médica Peruana (FMP) que hace días viene exigiendo su renuncia porque no aceptan el decreto ministerial que los obliga, ahora, a brindar seis horas de atención efectiva a los pacientes.

Agregó que continuará con las inspecciones inopinadas en los hospitales de la capital, con la finalidad de supervisar la atención que reciben los pacientes de parte de los médicos y demás profesionales de la salud. “Lo seguiré haciendo, le duela a quien le duela”, dijo el titular de Salud tras señalar que estas visitas inopinadas se realizan desde hace ochos mes y que no es la primera vez que se encuentra a médicos durmiendo.

Del mismo modo, informó que su despacho dialogará con quien sea elegido presidente de la FMP, pues el mandato del Dr. Julio Vargas la Fuente como presidente de este gremio culminó el 14 de febrero de este año. “Esta es una dirigencia espuria y enquistada en la dirección de la Federación Médica Peruana ya que su periodo concluyó el pasado mes de febrero y permanece aferrada al cargo para buscar politizar la situación”, dijo.

En declaraciones a la prensa, Garrido-Lecca invocó a los médicos del Perú a recoger la propuesta de la ampliación de las horas de trabajo y dijo que en los próximos días viajará a provincias para dialogar no solo con los médicos, sino también con los profesionales no médicos.

Finalmente, el titular de Salud informó también que esta semana iniciará las supervisiones para ver el cumplimiento de las seis horas de trabajo por parte de los médicos en todos los hospitales capitalinos.