Minsa dispone la creación de consejos de vigilancia en el SIS y hospitales de Lima y Callao

Nota de Prensa

7 de octubre de 2008 - 12:00 a. m.

El Ministerio de Salud (MINSA) dispuso la creación del Consejo de Vigilancia en los Institutos Especializados y Hospitales de Lima y Callao, como órgano consultivo, mediante norma legal publicada hoy en el diario oficial El Peruano.

Así, a través de la resolución Ministerial Nº 691-2008/MINSA, queda oficializada la creación del Consejo de Vigilancia para velar por la calidad de atención en los establecimientos de salud, así como evaluar su gestión económica, administrativa y funcional.

Asimismo, este consejo podrá emitir opinión sobre los proyectos de inversión, procesos de contrataciones y adquisiciones que se lleven a cabo en los establecimientos de salud, y poner a consideración del director su opinión respecto, de considerarlo necesario.

Este consejo también podrá solicitar información sobre la atención de las quejas o denuncias que presenten los usuarios de los servicios de salud, y que no fueran atendidas en su oportunidad por los centros de salud, emplazando al nivel correspondiente, bajo responsabilidad.

Por otro lado es obligación de los funcionarios y trabajadores de los institutos especializados y hospitales de Lima y Callao del MINSA brindar las facilidades al consejo de vigilancia en el cumplimiento de sus funciones, así como facilitar información requerida por el mismo.

El consejo estará conformado por cinco miembros, entre ellos un representante del Ministerio de Salud, quien lo presidirá, un representante de los médicos cirujanos, uno de otros profesionales de la salud y dos de la sociedad civil.

Además los directores de los nosocomios de Lima y Callao, en un plazo no mayor de 30 días calendario, remitirán a la Alta Dirección del MINSA el proyecto de modificación del Reglamento de Organización y Funciones Institucional.

De esta manera el MINSA busca mejorar la calidad de atención del público usuario, teniendo en cuenta que los hospitales son de los pobres, sin que ello evite la calidez en la atención y el buen trato.