Los piercing bucales facilitan la transmisión de enfermedades como la Hepatitis B y el SIDA

Nota de Prensa

12 de octubre de 2008 - 12:00 a. m.

Los piercing bucales facilitan las infecciones y la posible transmisión de microorganismos como el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y las hepatitis B y C debido a la obstrucción de metal que se coloca en la lengua, afirmó el Dr. Jim Tulio Romero Lloclla, coordinador Nacional de la Estrategia Sanitaria Nacional de Salud Bucal del Ministerio de Salud (MINSA).

El especialista, dijo que en los casos de incrustaciones de piezas de metal en la lengua puede ocasionar un edema debido a la obstrucción, además que facilita la transmisión del virus del VIH, las hepatitis B y C, el herpes simple y de otras toxinas (Epstein-Barr y la Candida Albicans) que dentro del torrente sanguíneo pueden tener un efecto devastador para el sistema nervioso y el sistema inmune, detalló el especialista.

Por otro lado, dijo que la colocación de piercing también produce contracción de las encías, con lo que el diente queda desprotegido, pudiendo llegar a caer. “Estudios preliminares han demostrado que puede haber una retracción de encía de hasta 8 cm en el lapso de un año, siendo esta una de las consecuencias más comunes”, dijo.

Además de los daños típicos tras la colocación del piercing, Tulio Romero dijo que se producen también lesiones periodontales en los tejidos duros y blandos, tanto cuando la colocación de los piercing es lingual como labial.

Esto origina que el 80 por ciento de jóvenes y adolescentes peruanos con piercing lingual o labial presenten pérdida en su estructura dentaria o en la zona de los molares e incisivos inferiores. “La cicatrización y las reacciones adversas a consecuencia de los piercing intraorales son numerosas pero las más observadas son el dolor y la inflamación constante”, afirmó.

Por tal motivo, el Dr. Jim Romero, recomendó que todas aquellas personas que lleven un piercing en la boca visiten a su odontólogo con más regularidad, lo mejor es cada dos meses. “Es importante educar e informar a los jóvenes peruanos sobre los cuidados que deben tener cuando se lleva un pendiente en la boca ya sea en forma prolongada o eventualmente” aclaró.

Finalmente, recordó que el MINSA viene desarrollando la Campaña Nacional de Vacunación contra la Hepatitis B para la población de 2 a 19 años, por lo que exhortó a los padres de familia a vacunar a sus hijos y así preveer esta enfermedad que también puede ser transmitida por los piercing.