Agua en floreros sirve como criadero del zancudo transmisor del dengue

Nota de Prensa

31 de octubre de 2008 - 12:00 a. m.

A pocas horas de conmemorarse el “Día de todos los Santos” y “Día de los difuntos”, el Ministerio de Salud (Minsa) advierte a la población que el agua que se coloca en los floreros de los cementerios sirve como criadero del zancudo transmisor del dengue, por lo se recomienda cambiar el agua por arena húmeda o aserrín, que también conservan las flores.

Sobre el tema, el Dr. Luis Miguel León, coordinador de la Estrategia Sanitaria Nacional de Prevención y Control de Enfermedades Metaxénicas y Otras Transmitidas por Vectores, dijo que desde mañana sábado el Minsa iniciará campañas de información en los cementerios para alertar sobre el peligro de dejar agua en los floreros.

Dio a conocer que se ha coordinado con los diversos municipios y vendedores de flores para que exista arena disponible para colocarlos en los floreros y así evitar que el zancudo coloque sus huevos en estos recipientes.

Luis Miguel León explicó que dicha medida se da porque en dichas fechas existe una gran movilización de la población que lleva flores a sus difuntos, situación que podría incrementar el riesgo de reproducción de este vector, por el agua que dejan en los floreros, la cual queda almacena por mucho tiempo, sirve de criadero para los huevos de los zancudos.

Explicó que la hembra del zancudo coloca sus huevos dentro de los recipientes que contienen agua. Luego de que ello surgen las larvas que viven en el agua antes de convertirse en zancudos. Esta cadena puede ser cortada de manera rápida si en vez de agua se emplea arena húmeda, sostuvo.

Dengue

El dengue es una enfermedad transmitida por la picadura del zancudo Aedes Aegypti y el contagio se produce cuando el zancudo pica a una persona enferma de dengue y adquiere este mal. Este insecto deposita sus huevos en lugares donde se almacena el agua y se reproduce con gran facilidad cuando aumentan la temperatura y las lluvias.

Por ello una de las medidas de prevención es mantener cerrados herméticamente los depósitos de agua y evitar que se almacene o estanque agua en recipientes, llantas y trastos viejos abandonados a la intemperie, puesto que se podrían convertir en focos de reproducción del zancudo transmisor.

Asimismo, se debe lavar y cepillar bien los recipientes donde se almacena agua y cambiar el agua de los floreros cada tres días. En el caso de los animales esto debe realizarse diariamente.