Mascotas pueden ser fuente de contaminación en la cocina

Nota de Prensa

9 de noviembre de 2008 - 12:00 a. m.

Los animales domésticos como los perros, gatos, pájaros o roedores pueden poner en peligro la seguridad de los alimentos que consumimos, pues aun cuando ellos estén sanos, podrían transportar bacterias y virus en sus pelos o patas y convertirse así en fuente de contaminación en la cocina, poniendo en riesgo la seguridad de los alimentos.

La Lic. María Elena Flores Ramírez, de la Dirección General de Promoción de la Salud del Ministerio de Salud (Minsa) recomendó a la población situar los espacios de estancia o para dormir de los animales domésticos en lugar que no sea la cocina.

Para minimizar los riesgos de contaminación se debe también restringir al máximo que las mascotas transiten por la cocina y no tocar a la mascota ni sus objetos (como juguetes o platos de comida) mientras estamos cocinando.

Se debe tener en cuenta además, no enseñar a los animales a hacer sus necesidades en la cocina ni colocar sus platos de comida o bebida en este ambiente para evitar el desarrollo de microbios.

Asimismo evitar dejar restos de comida al alcance ni dárselos para comer jamás en la boca, ni consentir que coma en el suelo de la cocina, tampoco dejar a su alcance bolsas de basura o desperdicios.

Cuando el perro vuelva de paseo procuraremos que no entre directamente de la calle a la cocina, muy especialmente si se ha manchado de barro o está mojado. En este caso, será necesario limpiarlo y secarlo antes de permitírselo.

De lo que se trata, cuando se tienen mascotas en casa, es de extremar las medidas de higiene y de limpieza en la cocina para minimizar los focos de infección. Estas precauciones no sólo son una garantía de salud para el animal doméstico; suponen, también, un seguro para las personas que conviven con él, así evitaremos especialmente enfermedades relacionadas con problemas estomacales y diarreas.