Personas con diabetes son más propensas a sufrir úlceras en el pie

Nota de Prensa

15 de noviembre de 2008 - 12:00 a. m.

Las personas que padecen diabetes mellitus son más propensas a desarrollar una ulcera en el pie o la pierna durante el transcurso de su enfermedad debido a la falta de cicatrización y la poca sensibilidad en sus órganos externos, afirmó Freddy García Ramos, endocrinólogo del Hospital Arzobispo Loayza del Ministerio de Salud (Minsa).

En tal sentido, dijo que es importante tomar en cuenta que cuando no existe un debido cuidado en las personas que sufren de diabetes, puede originarse el denominado pie diabético, siendo este el segundo motivo de amputación de órganos en nuestro país.

García, refirió que el pie del paciente diabético es muy sensible a toda forma de traumatismo, especialmente en el talón y las prominencias óseas que necesitan un cuidado especial.

Además, manifestó que el pie diabético y el pie arterial representan el resultado de un proceso, no aparecen porque sí. “Existen personas con diabetes o con problemas circulatorios cuyos pies se mantienen sanos toda la vida y otras que tras una simple lastimadura se complican al punto de llegar a la necesidad de amputación”, detalló.

Indicó que esa propensión del pie para enfermarse y no curar, es decir la pérdida de la capacidad de reparación, suele ser la expresión de la sumatoria y/o interrelación de irritaciones sobre el sistema nervioso tales como cirugías, traumatismos, emociones fuertes, procesos inflamatorios o infecciosos acontecidos en el pasado (meses O años).

Control de la enfermedad

Por su parte, Alberto Allemant, endocrinólogo del Hospital “Hipólito Unanue”, sostuvo que no es necesario padecer de alguna dolencia en los pies para recién acudir a un especialista. “Nuestro pies son importantes y hay que prestarles la debida atención” enfatizó.

Asimismo, refirió que se debe tener en cuenta que las más de 7000 terminaciones nerviosas de nuestro pie informan al cerebro de los cambios que se dan en el organismo, es decir son el reflejo de cada órgano o sistema del cuerpo.

Cómo evitar las lesiones

A los pacientes diabéticos se les recomienda los siguientes cuidados en sus pies:

• Cada día, los pies deben ser lavados (aunque no empapados) en agua caliente, cuya temperatura ha sido probada previamente con la mano. Se deben secar con meticulosidad, prestando una atención especial a los espacios interdigitales (entre los dedos).

• Las uñas de los pies deben cortarse con cuidado. Los pacientes con mala vista o manos temblorosas deben pedir a otras personas que se las corten. Las uñas no deben ser más cortas que el extremo del dedo.

• Los pies se deben inspeccionar con frecuencia, buscando detenidamente zonas resecas y fisuras en la piel, sobre todo alrededor de las uñas y en los espacios interdigitales. Deben espolvorearse con talco, si la piel está húmeda, o recubrirse con crema hidratante, si la piel está seca. Las plantas deben ser inspeccionadas con un espejo o por otra persona. Debe tenerse un cuidado especial con los callos y las durezas, que deben ser atendidas por un podólogo. No se deben utilizar antisépticos potentes (yodo), ni callicidas.

• Si aparecen ampollas o infecciones, debe consultarse inmediatamente al médico.

• No deben utilizarse bolsas de agua caliente. Es preferible utilizar unos calcetines.

• Pueden emplearse mantas eléctricas, pero deben apagarse antes de meterse en la cama.

• Los zapatos deben ajustar bien (sin apretar) y ser confortables, dejando espacio para que los dedos descansen en su posición natural.

• Los zapatos nuevos deben calzarse progresivamente, cada vez durante un tiempo un poco más largo.

• Se deben utilizar calcetines de algodón o lana, mejor que de nylon. Deben ser de la talla adecuada y no tener zurcidos ni costuras que puedan producir presiones. Deben cambiarse diariamente.

• Caminar con los pies descalzos es peligroso, ya que una pequeña herida puede tardar mucho en curarse.

• Dejar de fumar. El tabaco es muy perjudicial para los diabéticos

• Otro aspecto de la prevención que merece cierta atención, es el diseño de calzado a medida para los diabéticos con pies muy vulnerables. Estos zapatos deben estar diseñados para redistribuir las fuerzas que soporta el pie.