En 2009 se consagrará derecho a la salud de los peruanos

Nota de Prensa

29 de diciembre de 2008 - 12:00 a. m.

El 2009 será el año donde se consagrará el derecho a la salud de los peruanos que hoy por hoy no está explícito y que se hará realidad gracias a la implementación del Aseguramiento Universal que impulsa este sector, sostuvo el ministro de Salud, Dr. Óscar Ugarte Ubilluz.

“Cuáles son los derechos a la salud. No se pueden identificar. No aparecen explícitos. El Aseguramiento Universal hará este derecho explícito y exigible por parte de los ciudadanos”, manifestó el ministro durante una reunión con los trabajadores del Ministerio de Salud (Minsa).

Ugarte Ubilluz refirió que el derecho a la salud no está reconocido en el país, pues no todos acceden a ella, a diferencia del derecho a la educación, a ser elegido, entre otros. “A nadie se le ocurriría cerrar las escuelas por la crisis mundial o a no convocar a elecciones, porque son derechos ya consagrados y reconocidos. Pero el derecho a la salud aún no está consagrado”, refirió.

En ese sentido, dijo que el Aseguramiento Universal hará realidad este derecho pues se podrá acceder a los servicios de salud sin distingo de condición social ni económica, bastara ser peruano para hacerlo cumplir. Por ello, adelantó que espera que el Congreso de la República discuta y apruebe el proyecto de ley que hace realidad este derecho.

A los trabajadores de este portafolio, los exhortó a redoblar esfuerzos porque de ser aprobada la ley, el Minsa tendrá la responsabilidad de definir cual es el plan de atención de salud que se garantiza y cuánto se requiere para ello y cómo se aplicará, además de poner en marcha el Plan Nacional de Inversión en Infraestructura y Equipamiento, así como el de Recursos Humanos, necesarios para sacar adelante el aseguramiento.

Ugarte Ubilluz, precisó que el aseguramiento empezará en las zonas más pobres del país y en el plazo más corto posible se hará universal. Estará acompañado de la prevención de enfermedades y de la promoción de la salud que hará que la población no se enferme, a lo que se sumará el reforzamiento del primer nivel de atención (centros y puestos de salud) donde se puede resolver el 80% de la demanda en salud.