Durante enero se perdió 28 casos para trasplante de órganos

Nota de Prensa

3 de febrero de 2009 - 12:00 a. m.

Durante el pasado mes de enero se reportó 28 casos de pacientes que finalmente no fueron donantes, en la mayoría de estos casos por la negativa familiar, perdiéndose la oportunidad en este año de favorecer a unas 150 personas en lista de espera de un trasplante, informó hoy la Organización Nacional de Donación y Trasplante (ONDT) del Ministerio de Salud (Minsa).

Se trata de pacientes que lamentablemente padecieron de muerte cerebral, condición que devino en la irremediable muerte de los mismos y cuyos órganos (riñón, hígado, córneas, corazón, pulmón, piel) hubiesen permitido salvar la vida de otras personas o mejorar la calidad de muchos pacientes.

El Dr. Juan Almeyda, director ejecutivo de la ONDT, señaló que los motivos por los que los familiares se negaron a que sean donantes obedecen principalmente a temas culturales como las creencias que los fallecidos deben enterrarse tal como llegaron al mundo.

Destacó que pese a esta barrera cultural, el personal de la ONDT continuará con la búsqueda e identificación de donantes cadavéricos, en trabajo conjunto con el personal asistencial de áreas críticas de los hospitales de Lima, a fin de beneficiar a las más de dos mil personas que se encuentran en lista de espera de un trasplante en nuestro país.

“Continuaremos diariamente acudiendo a hospitales, comunidad e instituciones, promocionando la donación y el trasplante de órganos, pues sabemos que es un trabajo a largo plazo ya que los mitos creados en la población sobre la donación y el trasplante son un obstáculo difícil pero no imposible de salvar” sostuvo.

Explicó asimismo que los pacientes que padecen de muerte cerebral irremediablemente van a fallecer en el transcurso de las 48 horas posteriores, cuadro que a veces muchos confunden con el estado de coma.

Cuando se trata de muerte cerebral, lo cual es diagnosticado por pruebas clínicas, el cuadro es irreversible, en cambio el paciente en coma tiene lesiones cerebrarles reversibles que pueden recuperarse.