Diarreas en bebés se combaten con lactancia materna

Nota de Prensa

14 de febrero de 2009 - 12:00 a. m.

El Ministerio de Salud (Minsa) informa que en esta época veraniega se incrementan los casos de diarreas en bebés, y la mejor medida de prevención es la lactancia materna junto al lavado de manos. Además, la leche materna tiene un efecto protector contra las enfermedades infecciosas más comunes que ponen en peligro el adecuado crecimiento de los infantes, su desarrollo y su vida.

Tal como señaló la Dra. Rosa Vilca, directora del Programa Sectorial I, responsable de la Etapa de Vida Niños del Ministerio de Salud (Minsa), dar lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida tiene un efecto antiinfeccioso, pues no sólo brinda nutrientes, sino que en su composición existen una serie de sustancias que, por diferentes mecanismos, proveen al bebé de una defensa local frente a agentes infecciosos (inmunidad pasiva prestada por la madre), mientras maduren los mecanismos que le permitan contar con su propia inmunidad activa.

“En las niñas y niños menores de seis meses no está indicado suspender la lactancia materna durante un episodio de diarrea, por el contrario, se debe incrementar la frecuencia de la lactancia a fin de evitar la deshidratación”, destacó la especialista.

La leche materna fortalece el sistema de defensa de los niños debido a su alto contenido de inmunoglobulina. Contiene anticuerpos que se adhieren a la superficie del intestino delgado, actuando como barrera mucosa pasiva contra la penetración de bacterias, virus y gérmenes patógenos. “La leche materna otorga la primera inmunización al bebé y brinda protección de mucha eficacia, sobre todo antes del periodo en que el niño adquiere inmunidad activa a través de la vacunación”.

Además de la diarrea, esta práctica protege al bebé frente a infecciones respiratorias (catarros, bronquitis, neumonía, otitis, etc.) salvándoles la vida. El peligro de muerte por diarrea en los niños menores de dos meses que no son amantados es 2.5 veces mayor. “La OMS afirma que la medida más importante para prevenir la diarrea es la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad”, recalca la doctora.

.

Las enfermedades diarreicas y otras infecciosas se presentan con menor frecuencia en las niñas y niños con lactancia materna, que en aquellos alimentados artificialmente, y el tiempo de enfermedad es más corto, reduciendo así el uso excesivo de medicamentos y el gasto de las familias. “Con la leche materna los bebés no están expuestos a los riesgos de contaminación a través de biberones y tetinas artificiales, que no son desinfectados adecuadamente”.

Por otra parte, de acuerdo a la información de ENDES Continua 2004-2007, la lactancia materna en el Perú ha sufrido una disminución de un punto porcentual respecto al año 2000, es decir, solo el 66% de las niñas y niños en el ámbito nacional reciben lactancia materna exclusiva hasta el sexto mes de edad, informó Rosa Vilca.

Beneficios para el bebé y la madre

1. La lactancia materna contribuye a la disminución de la morbilidad y mortalidad infantil, reduce el número de hospitalizaciones infantiles, lo mismo que el ausentismo laboral materno por enfermedad del niño.

2. La lactancia materna ahorra dinero, no requiere más recursos que los que ya tienen las madres y las familias.

3. También contribuye a la protección del medio ambiente: Para amamantar no se requiere utilizar combustibles para la preparación de la leche y no se generan desechos de envases u otros utensilios.

4. Favorece además el ahorro de recursos económicos al sistema de atención de salud: No se requiere personal para preparación de alimentos de bebés, ni para combatir las enfermedades infecciosas que ocurren con el uso del biberón en la alimentación artificial.

5. La lactancia protege la vida de la madre: Cuando el amamantamiento se inicia antes de la primera hora después del nacimiento, se facilita el adecuado funcionamiento de los mecanismos que protegen contra el riesgo de hemorragias post parto, principal causa de muerte materna.

6. La lactancia materna también reduce sustancialmente el riesgo de cáncer de mama y brinda protección contra el cáncer ovárico.

7. Favorece el espaciamiento entre los embarazos, beneficiando la salud de la madre y el desarrollo de los niños.

8. Amamantar hace que la madre pierda calorías y consiga regresar a su peso anterior más rápidamente.

9. Esta práctica proporciona a la madre placer físico y emocional, favoreciendo la empatía con su bebé y generando una participación activa en el desarrollo de la personalidad de su hijo.