Agente comunitario cumple un rol protagónico en la salud pública nacional

Nota de Prensa
Experiencia del “Tapatanque mejorado” permite reducir la presencia del zancudo transmisor del dengue y zika en poblado de Tumbes.

Fotos: Minsa

04 de junio de 2018 - 5:20 p.m.

El “Tapatanque mejorado”, una cobertura de envases confeccionada en base a tela, de peso liviano y fácil de manipular, es un sencillo dispositivo de protección contra el zancudo transmisor de dengue y zika, que ha logrado disminuir el índice aédico en la comunidad de Cuchareta Baja en Tumbes.

Este innovador instrumento preventivo ha sido creado por Jesús Sandoval, una activa agente comunitaria de salud de dicha localidad, quien, en mérito a esta innovadora solución, recibió un reconocimiento especial en el concurso de “Buenas Prácticas de Prevención y Control del Zika”, organizado por Ciudadanos al Día (CAD) y Care Perú.

Desde que la señora Jesús modificó las tapas de tanque que recibió su comunidad como parte de las campañas para combatir la expansión de zancudos, la presencia de larvas y huevos se ha reducido considerablemente, limitando la transmisión de dengue, chikungunya y zika. Ella forma parte de los más de 40 000 Agentes Comunitarios en Salud adscritos al padrón nacional del Ministerio de Salud (Minsa).

A fin de reconocer la valiosa labor que realizan los ACS en el país, el Minsa ha establecido el 4 de junio como el Día del Agente Comunitario en Salud (Resolución Ministerial N° 217-99-SA-DM del año 1999). Este reconocimiento también proviene desde la propia sociedad a través de sus distintas organizaciones.

Los agentes comunitarios son aquellas personas reconocidas por su comunidad, y que realizan acciones voluntarias relacionadas con la promoción de la salud y prevención de enfermedades, en coordinación con el personal de salud de su jurisdicción, instituciones locales, regionales, y representando en algunos casos a su comunidad.

Estos líderes comunales dedican su tiempo en forma voluntaria integrando brigadas sanitarias que contribuyen en la identificación y seguimiento de los grupos de riesgos, orientando a las familias en buenas prácticas saludables para el cuidado de la salud materna y la salud infantil, el consumo de alimentos nutritivos y su adecuada preparación (higiene) y lavado de manos. Además, participan en campañas de mejora del entorno como eliminando potenciales criaderos de zancudos en la comunidad.

Gracias al rol trascendental de miles de ACS que recorren horas y días para encontrar y ayudar a los más desprotegidos de su comunidad, la población puede acceder a los servicios de salud.