Minsa iniciará campaña contra violencia hacia los niños con la quema de chicotes

Nota de Prensa

13 de marzo de 2009 - 12:00 a. m.

Promover nuevas formas de educación de los niños, que excluyan la violencia y el castigo físico, así como rehabilitar a las madres y padres que recurren a la agresión como un mecanismo para educar a sus hijos, es el objetivo de una campaña que iniciará el Ministerio de Salud (Minsa), con la quema simbólica de los chicotes denominados “sanmartincitos”.

“Vamos a trabajar activamente contra la violencia, porque todo comportamiento agresivo en la primera infancia o a lo largo de la vida hace de la persona una víctima de problemas de salud mental, de salud psicoafectiva y con el tiempo de salud física”, destacó la Lic. Liliana La Rosa, asesora de la Alta Dirección del Despacho Ministerial.

Indicó que esta campaña se iniciará este sábado 14 en el Parque de Lima, en el marco de una feria por la celebración del mes de la Mujer, ocasión en que se firmará un convenio con los ministerios de la Mujer, del Interior, Trabajo, de la Producción y Comercio Exterior y Turismo, para unir esfuerzos a fin de erradicar la violencia hacia la mujer.

Precisó que el objetivo es erradicar el uso de instrumentos de tortura para golpear a los niños, como el conocido chicote de tres puntas, que es usado en la mayor parte de la sierra y selva, y cuando las personas migran lo traen a la costa, y ahora es un comportamiento extendido en el conjunto del país.

“La única utilidad del chicote es golpear a los niños, no sirve ni para atarse el pantalón ni para pegarle a los burros o caballos. Es tanto o más importante sancionar la venta y el uso del chicote, como promover el cinturón de seguridad en los autos, porque si bien mucha gente muere por accidentes automovilísticos, es mucha mayor la cantidad de personas afectadas por la violencia doméstica en nuestro país, especialmente los niños y mujeres”.

En los sectores pobres, el uso de la violencia como instrumento de metodología de crianza está sumamente extendido. Diversos estudios reportan que casi el 90% de personas que viven en pobreza y extrema pobreza, han sido criadas con contenidos de violencia, golpeados por sus padres y familiares para “corregirlos”.

“Estos dichos, porque te quiero te pego, porque te quiero te corrijo, si no te pego quiere decir que no te quiero, los tenemos muy arraigados y extendidos. Y eso como autoridad sanitaria tenemos que combatirlo y enseñarle a las personas que golpear es enfermar, golpear a un niño puede llevarlo no solo a la enfermedad psicoafectiva sino a la muerte”, advirtió La Rosa.

La campaña proseguirá próximamente en Huamanga, Ayacucho, una de las ciudades signadas por la violencia, donde el uso del chicote y de la golpiza está sumamente instalado.