“Avales” colaboran a mejorar calidad de atención de salud en Trujillo

Nota de Prensa

21 de marzo de 2009 - 12:00 a. m.

Convertidos en verdaderos guardianes de los derechos de los pacientes, un ejército de “avales”, personas capacitadas en vigilancia ciudadana en el campo de la salud, operan desde hace un año en establecimientos del primer nivel de atención en Trujillo (La Libertad).

Su accionar ha permitido mejorar la calidad de atención, reducir los tiempos de espera, los conflictos, que el personal de salud sea más solidario, que se de prioridad a las gestantes y los niños, especialmente los desnutridos, ayudan a reordenar las colas e incluso ha repercutido en menos casos de muerte materna y dengue, entre otros.

Según señaló el Dr. Henry Rebaza Iparraguirre, gerente regional de Salud de La Libertad, cuentan con 209 avales ya formados desde que empezaron esa política de salud hace dos años, en tanto que ya han cumplido un año de trabajo operativo, validado, con sus instrumentos normativos.

“Su perfil es el de promotores de salud que han trabajado muchos años en la sierra, ronderos, policías, profesores, amas de casa, ex directivos de los comités de administración en salud (CLAS). Previo al ejercicio de sus funciones, los avales son capacitados en todo lo concerniente a los deberes y derechos que tienen los ciudadanos, y lo que corresponde al Estado, por ejemplo el derecho a atenderse en los servicios de salud, y si es pobre, su derecho a una atención financiada a través del SIS”, explicó.

Este cuerpo de vigilancia ciudadana no recibe un sueldo y se ha incrementado en 100 personas más además de los 209, que pronto se desempeñarán a nivel de los hospitales de las provincias del ande liberteño, es decir en los nosocomios regionales.

“Ellos nos ayudan a generar un clima de bienestar, de respeto y calidez para con los pacientes. También complementan el esforzado rol que tienen los trabajadores de salud. Diría que los avales nos ayudan mucho a identificar a los pobres para que sean beneficiarios del SIS y en ese sentido, como región piloto en el tema de aseguramiento universal, los defensores de la salud van a ayudar mucho a avanzar en ese aspecto”, subrayó el galeno.

Rebaza Iparraguirre sostuvo que esta experiencia representa una real vigilancia ciudadana. “Nosotros entramos al tema humano de la calidad de atención, creo que ése es el rol de la comunidad porque sino generaríamos conflicto, pues con justicia un profesional nos diría que ha estudiado mucho y cómo otra persona que no ha estudiado le hace supervisión o evaluación. No se trata de eso, sino que ayuden para que nuestro personal de salud esté en los establecimientos de acuerdo a sus horarios, para que den al ciudadano lo que le corresponde, para generar un clima de armonía”.