Lucha contra la tuberculosis requiere del compromiso de todos los sectores

Nota de Prensa

25 de marzo de 2009 - 12:00 a. m.

En el Día Mundial de Lucha contra la Tuberculosis, el Ministerio de Salud (Minsa) presentó el Plan Estratégico Multisectorial de la Respuesta Nacional a la Tuberculosis 2009-2018 (PEM-TB), con el cual se espera lograr el compromiso de todos los sectores para acelerar la disminución de esta enfermedad en nuestro país, que afectó a más 32 mil peruanos durante el año 2008.

El Dr. César Bonilla Asalde, coordinador de la Estrategia Sanitaria de Prevención y Control de la Tuberculosis del Minsa, detalló que en el Perú se ha logrado disminuir la tasa de incidencia en los últimos años y se han obtenido tasas de curación por encima del 90%, que supera la meta de la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, existe el reto de mejorar la captación de pacientes, para lo cual es necesario que la ciudadanía conozca el riego de la enfermedad y que existen los medios necesarios para controlarla.

En su opinión, se requiere de la intervención de todos los sectores, gubernamental y organización civil, para atacar el problema en las poblaciones altamente vulnerables, haciendo énfasis en los principales desencadenantes de este mal como es el hacinamiento y desnutrición, pues está demostrado que el 60% de las personas afectadas provienen de familias que viven en situación de pobreza y extrema pobreza.

Según señaló durante el Foro Multisectorial “Día Mundial de Lucha contra la Tuberculosis”, que se desarrolló en el Congreso de la República, esa enfermedad no es un problema que puede ser abordado solo desde un punto de vista sanitario, sino es necesario desarrollar acciones conjuntas que incluyan al sector público, privado y participación social.

El plan PEM TB es un poderoso instrumento de salud pública y política para lograr una mejor respuesta del Estado ante un problema como es la tuberculosis, el cual servirá como una hoja de ruta para la intervención en los próximos diez años.

Con esta iniciativa se espera lograr los siguientes resultados:

- Brindar atención integral a las personas afectadas de TB y apoyo socioeconómico que les permita completar sus tratamientos, recuperar su salud y reducir la vulnerabilidad a abandono y recaídas.

- Reducir las posibilidades de contagio y desarrollo de la enfermedad.

- Lograr una población debidamente informada, libre de conductas discriminatorias.

- Lograr la participación organizada y activa de las personas afectadas.

- Fortalecer los programas sociales y el sistema de servicios de salud

- Una respuesta multisectorial, concertada, integrada y eficaz del sector público en sus niveles nacional, regional y local.