Parkinson podría afectar también a jóvenes y adultos

Nota de Prensa

11 de abril de 2009 - 12:00 a. m.

Si bien la mayoría de casos de Parkinson afectan a personas de entre los 50 a 60 años, últimamente se ha empezado a registrar víctimas menores de 30 años, advirtió el Ministerio de Salud (Minsa), que en el marco del Día Mundial de esa enfermedad realizará una charla informativa gratuita, el próximo 17 de abril, en la sede del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN).

De acuerdo al jefe de la Unidad de Movimientos Involuntarios de este Instituto, Carlos Cosentino Esquerre, es importante tomar conciencia que el diagnóstico de esta enfermedad es clínico, basado en la experiencia del médico y no en exámenes auxiliares.

En ese sentido, invocó a la población a realizarse una adecuada revisión médica con un neurólogo entrenado en esta patología, único mecanismo para descartar y tratar esta afección. “En la medida que vivimos más tiempo y se diagnostica mejor, se aprecia un aumento de los casos de Parkinson”, agregó.

A pesar de que el Parkinson es un padecimiento de alcance universal, que no distingue nivel educacional ni estrato socioeconómico, hasta el momento la comunidad científica no halla una cura. Sin embargo, existen numerosos indicios que ayudan a un tratamiento oportuno, siendo los más conocidos la lentitud para la ejecución de movimientos, el temblor, y la rigidez muscular.

Para su tratamiento se han creado nuevo fármacos con menos efectos secundarios, los que deberán ser medicados únicamente por especialistas. El INCN así como otros servicios de Neurología de diversos establecimientos de Salud del Minsa, brindan diagnóstico, tratamiento médico, consejería, y terapia física a los afectados.

Celebración mundial para evitar la enfermedad

En 1997 la OMS declaró el 11 de abril como el Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson, conmemorando el nacimiento de su descubridor, el paleontólogo y medico James Parkinson. Desde entonces, todos los países realizan una serie de actividades orientadas a concientizar y sensibilizar acerca de la importancia de la enfermedad y de sus consecuencias para los afectados, familiares y cuidadores.