Retinopatía es principal causa de ceguera en prematuros

Nota de Prensa

15 de abril de 2009 - 12:00 a. m.

Con el fin de generalizar la aplicación en bebés prematuros del estudio de fondo del ojo dentro de las 72 horas luego de nacidos, acción que podría evitar la irreversible pérdida de visión que ocasiona este síndrome, el Ministerio de Salud (Minsa) inició en la víspera la Primera Reunión Nacional “Atención del Recién Nacido con Retinopatía de la Prematuridad”.

Es así que más de 300 especialistas médicos, oftalmólogos, neonatólogos o pediatras, así como personal de enfermería de los diferentes establecimientos de salud a nivel nacional, se dieron cita en el Hotel María Angola, donde dialogaron sobre los factores de riesgo, diagnóstico precoz, y prevención de las complicaciones que genera esta enfermedad, para optimizar su tratamiento.

Cabe señalar, que de acuerdo a la Guía de Práctica de Retinopatía de la Prematuridad, publicada por el MINSA, un bebé menor de 8 meses de gestación o con menor edad gestacional, y que presenta un peso menor de 1,500 gramos, es una potencial víctima para desarrollar esta afección.

Del mismo modo, los prematuros que requieren de suplemento de oxígeno, o al que no se le realiza la medición inspirada de oxigeno, así como los que precisan tratamiento con oxígeno de forma prolongada durante más de 50 días.

De esta manera, el Sector Salud contribuye a mejorar la calidad de atención del recién nacido con Retinopatía de la Prematuridad (ROP), principal causa de ceguera o pérdida visual en los bebés prematuros.

Hasta el momento no se cuenta con una intervención quirúrgica que recupere la visión de los infantes con la enfermedad de Retinopatía muy avanzada, ellos son derivados a tratamientos de rehabilitación para orientarlos en su discapacidad y mejorar su calidad de vida.

Descripción

También conocida como Fibroplasia Retrolental, es un mal que afecta los vasos sanguíneos de la retina en desarrollo, pudiendo ocasionar la pérdida visual de uno o los dos ojos, de acuerdo al progreso de la enfermedad.

Existen cinco estadios de este mal, desde la aparición de la línea de demarcación plana que separa la retina posterior avascular, pasando por estadios finales de neovascularización y proliferación en el vítreo, hasta el desprendimiento de la retina tradicional y cicatrización.