Minsa e iglesia adventista realizarán campaña de donación de sangre

Nota de Prensa

17 de abril de 2009 - 12:00 a. m.

Mañana sábado 18 de abril, en cuatro puntos de Lima, el Ministerio de Salud (Minsa) y la Iglesia Adventista del Séptimo Día iniciarán una serie de campañas de donación voluntaria de sangre con miras al 14 de junio, fecha en la que se celebra el “Día Mundial de la Donación Voluntaria de Sangre”.

Dichas jornadas se realizarán de 8:00 a.m. a 2:00 p.m. en la Municipalidad de Ate, el Colegio Miraflores (Av. Comandante Espinar 754), la Iglesia Adventista del Séptimo Día (Av. España Nº 192- Breña) y la Iglesia Adventista de San Juan (Víctor Castro Iglesias 847. SJM).

El Dr. Norberto Quezada, coordinador del Programa Nacional de Hemoterapia y Bancos de Sangre (Pronahebas) del Minsa, informó que la campaña tiene como lema “Comprometi2 para salvar vidas. Dona sangre regularmente” y se proyecta recolectar aproximadamente 500 unidades de sangre que permitirían salvar un promedio de 2000 mil personas.

La iniciativa contará con el apoyo de cinco hospitales: María Auxiliadora, Hipólito Unanue, San Bartolomé, Arzobispo Loayza y Santa Rosa, que pondrán su personal médico a disposición para recibir las donaciones.

Norberto Quezada detalló que aproximadamente 800 unidades de sangre diarias se requieren en los hospitales del Ministerio de Salud (Minsa) en todo el país para las transfusiones, que pueden salvar la vida de los pacientes. De estas, sólo se consiguen 500.

Detalló que 25 unidades de sangre provienen de personas solidarias y altruistas, 470 de amigos y familiares de los pacientes, es decir es sangre de reposición, mientras que las cinco restantes proceden de la comercialización.

“La mejor forma de conseguir sangre segura es generar una cultura de donación y convocar a donantes voluntarios que lo hagan periódicamente”, detalló luego de agradecer esta iniciativa de los adventistas.

Cabe indicar que los requisitos fundamentales para donar sangre son: tener entre 18 y 55 años, pesar como mínimo 55 kilos, gozar de buena salud, no tener piercings ni tatuajes y no pertenecer a los grupos de riesgos.