Antibióticos no brindan mejoría frente a resfrío común

Nota de Prensa

6 de mayo de 2009 - 12:00 a. m.

La infecciones respiratorias agudas simples, como el resfrío común, son causadas por virus que en muchos casos no requieren de medicación y el proceso viral pasa en unos días con cuidados caseros, de tal manera que no se deben tomar antibióticos a menos que se tenga alguna complicación detectada por el médico, advirtió el Ministerio de Salud (Minsa).

Los antibióticos no brindan mejoría ni aceleran el proceso de recuperación, pues no matan ni combaten los virus, solo las bacterias y tomarlos de manera innecesaria no solo ocasiona un gasto a las personas, sino que existe un riesgo de incrementar la resistencia bacteriana.

A diferencia de la influenza o gripe, el resfrío común presenta síntomas leves pero es igual de contagioso, por eso es recomendable cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar con un pañuelo o papel higiénico, pero nunca con las manos.

Es conveniente asimismo lavarse las manos con frecuencia, no escupir en la calle y ventilar los ambiente de casa, trabajo o medio de transporte diariamente.

De otro lado, los especialistas advirtieron que de tratarse de cuadros de influenza o gripe, se requiere de supervisión médica, pues los síntomas son más severos.

Recomendaciones

Frente a un cuadro de resfrío común lo mejor es:

• Quedarse en la casa y descansar; especialmente mientras tiene fiebre

• Beber mucho líquido, agua, jugos, infusiones no frías.

• Ingerir comidas ligeras; frutas, verduras, sopas, vitamina c (alimentos frescos como cítricos).

• Para disminuir la fiebre se puede administrar paracetamol

• Use gotas para la nariz de solución salina (o agua con sal) para ayudar a aflojar el moco y humedecer al área sensible dentro de su nariz

• Evitar someterse a cambios de temperatura bruscos adecuándose a la temperatura al salir a la calle o al entrar en lugar cerrado, mediante las prendas de abrigo necesarias.

• Para no volver a recaer debemos ser cautos en nuestra higiene (lavarse las manos, no compartir toallas o pañuelos).

Síntomas de alarma:

En el caso de los niños, acudir inmediatamente por asistencia médica cuando hay

• Fiebre persistente y alta (39º C).

• Tos frecuente e intensa (exigente).

• Dificultad para respirar, respiración acelerada (resuellos).

• Dolor de oído o secreción que le sale del oído.

• No puede beber o tomar pecho (lactar).

• Esta muy irritable o con mucho sopor (no quiere despertar).

• Convulsiones.

Si se trata de los adultos acudir al médico si hay:

• Fiebre alta (39º C) o prolongada, con escalofríos.

• Dolor de cabeza.

• Dolores musculares y en las articulaciones.

• Dolor de garganta, dolor de pecho.

• Tos frecuente e intensa (exigente).

• Dificultades respiratorias cuando está en reposo, en ese caso es conveniente consultar Inmediatamente a un médico.

• Confusión o desorientación.

• También puede manifestarse dolor en los ojos y molestias intestinales, con vómitos y diarrea.

Si se presenta una complicación, como una neumonía bacteriana, es posible que el médico recete antibióticos, y puede ser necesario el ingreso del paciente al hospital