Ambientes cumplen con los estándares internacionales para la atención en salud

Nota de Prensa

7 de mayo de 2009 - 12:00 a. m.

El nuevo servicio de Emergencia del Hospital Nacional “Arzobispo Loayza” abrió sus puertas esta semana, tras la culminación de las obras de remodelación y ampliación de sus ambientes, que demandaron ocho meses de trabajo y una inversión de más de 232 mil soles, financiados por el ahorro obtenido en Palacio de Gobierno y recursos propios del nosocomio.

Así lo informó el director del citado establecimiento, Dr. Manuel Ige, quien refirió que la inversión realizada permitirá brindar una mejor atención con calidad y calidez a los pacientes. Añadió que las nuevas instalaciones cumplen con los estándares internacionales y las recomendaciones del Ministerio de Salud (Minsa), en lo que se refiere a medidas de bioseguridad (suficiente número de lavaderos para manos, inyectores y extractores de aire).

Además, se cumple con las normas de atención en las áreas de triaje y trauma shock, y con las exigencias en el diseño y construcción, tanto en la ventilación, iluminación, ancho de pasadizos y la adecuación de los servicios higiénicos para personas discapacitadas.

Detalló que dichos ambientes presentan varias novedades. Una de ellas es la separación de Emergencia en dos grandes áreas: Hospitalización y Atención Ambulatoria, que permitirá la atención exclusiva de los pacientes que lleguen a estas áreas. Así como la implementación del consultorio de Toxicología, único en el país.

A esto se suman, los tópicos que están equipados con tomas de oxígeno empotrado. Incluso, se han adquirido nuevos equipos por renovación, entre ellos electrocardiógrafos, equipo de radiología digital, eco cardiógrafo, coches de paro, entre otros equipos necesarios para el óptimo funcionamiento de este servicio.

Cabe señalar que durante el tiempo que demoraron las labores, la Emergencia nunca dejó de atender a los pacientes, pues desde el 8 agosto de 2008, fecha en que se iniciaron las obras, hasta marzo de 2009 se atendió a un total de 46 mil pacientes.

Mientras que la obra se ejecutaba, el servicio funcionó en el Pabellón 9, donde los consultorios de medicina y cirugía se usaron como tópicos de atención y los pasillos como ambiente de observación. En tanto, la Unidad de Cuidados Intermedios (UCIN) estuvo ubicada en el Pabellón 4-I.

La remodelación y ampliación de los ambientes se ejecutaron mediante un convenio suscrito entre el Minsa y la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).