Amamantamiento exclusivo durante primeros meses de vida se asocia a incidencias más bajas de asma en la niñez

Nota de Prensa

9 de mayo de 2009 - 12:00 a. m.

El asma bronquial se está incrementando progresivamente en nuestra población, y ese aumento es más marcado en los niños, pero hay recomendaciones que pueden disminuir la carga de asma, como el amamantamiento exclusivo durante los primeros meses de la vida, que se asocia a incidencias más bajas de asma durante la niñez.

También se recomienda evitar la exposición del tabaco en el útero y después del nacimiento, señaló el Dr. Alindor Piña, especialista del hospital Hipólito Unanue, del Ministerio de Salud (Minsa), al precisar que los esfuerzos de la prevención deben centrarse sobre todo en la prevención de la crisis.

Los aumentos en el índice de la masa corporal (IMC) también se han asociado con un aumento en la incidencia de asma, aunque los mecanismos detrás de esta asociación no son claros, sin embargo, la pérdida de peso en pacientes obesos con asma ha demostrado que mejora la función pulmonar y el control de la enfermedad, señaló el galeno.

Las medidas para prevenir las crisis son aquellas que se deben implementar para evitar la exposición a los siguientes factores denominados como desencadenantes de las crisis: alergenos, infecciones virales, agentes contaminantes ambientales, los alimentos, y las drogas.

Entre la amplia variedad de fuentes de alergenos en viviendas humanas, detalló a los ácaros domésticos, animales con pelo, cucarachas, y hongos. “Un estudio demostró una cierta eficacia en el forrado del colchón al reducir las crisis. Las medidas de eliminación para las cucarachas incluyen la destrucción de los ambientes propicios, el control químico, y trampas; sin embargo, estas medidas son parcialmente eficaces. Los hongos pueden crecer en las paredes de las casas debido a la humedad, para evitarlo, las paredes se deben embaldosar y limpiar frecuentemente. Los deshumidificadores pueden usarse para reducir la humedad a menos del 50 por ciento”.

Sin embargo, consideró que la medida más importante es controlar el tabaquismo pasivo y activo. “El tabaquismo pasivo o indirecto aumenta la frecuencia y la severidad de las crisis. Los padres de niños con asma deben ser aconsejados no fumar y no permitir el fumar en la casa.”

También manifestó que la tensión emocional puede llevar a las crisis del asma, sobre todo porque las expresiones extremas de reír, del llanto, de la cólera, o del miedo pueden conducir a cambios en la respiración, que pueden causar la crisis.