Falta de ventilación en buses predispone el contagio de infecciones respiratorias

Nota de Prensa

9 de mayo de 2009 - 12:00 a. m.

La falta de ventilación al mantener las ventanas cerradas en los buses de transporte público, puede condicionar el contagio de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), ya que estas enfermedades pueden transmitirse a través de las micro gotitas de saliva que se emiten a través de la tos, estornudos o al conversar, principalmente en lugares cerrados y con aglomeración de personas como ocurre con los microbuses u omnibuses.

Así lo advirtieron especialistas del Ministerio de Salud (Minsa) quienes alertaron que muchas personas tienen el mal hábito de cerrar completamente las ventanas de los buses por las corrientes de aire frío que sienten, sin tener en cuenta que este tipo de hacinamiento posibilita el contagio de la enfermedad, la cual afecta más a los niños.

Ante ello recomiendan a las personas que se transportan en los vehículos públicos abrir las ventanas para que haya una mejor circulación del aire y así evitar el contagio de las infecciones respiratorias, que entre los niños perjudica su crecimiento y desarrollo; y en los adultos afecta su productividad en su centro de trabajo.

Según los especialistas, otras formas de contagio del resfrío son la inadecuada disposición de los papeles higiénicos que se usan después de estornudar o toser, el escupir en el suelo también es fuente de contagio, así como la exposición al aire acondicionado que no es sometido a un control sistemático de filtros.

Entre las medidas de higiene básicas para evitar el contagio de las infecciones respiratorias, entre ellas la gripe, se recomienda por ejemplo poner el papel usado al estornudar en el tacho de basura, no escupir en la vía pública y lavarse las manos con frecuencia, medidas que reducen las posibilidades de contagio de estas infecciones.

Asimismo, señalaron que un gran número de resfríos se evitarían si es que las personas no se exponen a cambios bruscos de temperatura.

Los especialistas enfatizaron que los niños y ancianos son los más susceptibles al contagio, por ello es importante no toser ni estornudar cerca de ellos, ingerir buena cantidad de líquidos, no automedicase y ventilar las habitaciones en horas de más alta temperatura, dejando que el sol entre diariamente a todos los ambientes.

En el caso de presentar síntomas como fiebre alta y persistente, tos, malestar general, especialmente si se trata de niños pequeños o adultos mayores, se debe acudir a un centro de salud para evitar cualquier riesgo eventual. Además, si una persona en edades intermedias tiene fiebre alta, también debe acudir al establecimiento para ser atendido por un médico.