Operación a bebé trasladada desde Cajamarca fue un éxito

Nota de Prensa

22 de mayo de 2009 - 12:00 a. m.

La bebé cajamarquina Esmidia Rojas Fonseca, nacida con tres piernas y la parte inferior de otra pelvis así como genitales, se encuentra estable y demuestra una mejoría evidente, luego de ser sometida ayer a las seis de la tarde a la exéresis quirúrgica, a cargo de especialistas del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) del Ministerio de Salud (Minsa).

Así lo informó en la tarde el director del INSN, Dr. Roberto Shimabuku Azato, durante la conferencia de prensa en el referido nosocomio. “A la niña se le retiró la pierna restante y los otros órgano extraños, el inicio de un muslo, pelvis y genital. Esta consiente, responde con un llanto normal, y hoy reinicia su alimentación”, indicó.

Shimabuku estuvo acompañado por el equipo multidisciplinario del INSN, compuesto por un cirujano, neurocirujano y traumatólogo, quienes realizaron la intervención quirúrgica a la recién nacida. “La operación duró una hora, y estamos satisfechos con el éxito del procedimiento, que además constituye un alivio a su familia”, enfatizó.

Sin embargo, advirtió que se estaría evaluando en las próximas semanas la posibilidad de someterla a otras operaciones reconstructivas, o de lo contrario darla de alta. “Debemos verificar si existe algún compromiso en el tubo neural, por eso necesitamos someterla a una resonancia magnética, y asegurarnos que la niña regrese a su hogar para tener una vida normal”.

Resaltó que desde el primer momento, el SIS cubrió la atención médica y quirúrgica de Esmidia, por ser un caso especial. “La recién nacida proviene de una familia muy pobre, el padre Benjamín Rojas es un agricultor del caserío de El Pande, mientras que la madre se encuentra delicada en su vivienda después del parto, al cuidado de profesionales de enfermería del Minsa”, citó el experto.

Shimabuku, informó que esta sería la primera siamesa asimétrica que evalúa el INSN en los últimos 10 años, luego de la atención a cuatro casos de siamesas simétricas, donde se comprometían órganos vitales.

“La bebé cajamarquina corresponde a un diagnóstico de siamesa tardía, con el miembro inferior súper numerario, donde el segundo feto no se desarrolló completamente. La causa de estas malformaciones aún no se explican científicamente”, advirtió el médico.

Mientras tanto el padre de la bebé, quien se encuentra acompañando a su hija en la capital, está siendo alojado y recibe alimentación en uno de los albergues del INSN del Minsa para los familiares que no poseen los medios económicos necesarios ni un lugar para vivir.