Hospital Loayza realizará cien cirugías gratuitas a niños con labio leporino y paladar hendido

Nota de Prensa

5 de julio de 2009 - 12:00 a. m.

Un total de cien cirugías gratuitas a niños de escasos recursos económicos que sufren de labio leporino y/o paladar hendido se realizarán en el Hospital Nacional Arzobispo Loayza del Ministerio de Salud (Minsa), del 24 al 31 del presente mes, en el marco de la campaña “Cambiando vidas para siempre”.

El proceso de selección se llevará a cabo mañana y el martes 7 de julio, a partir de las 8:00 de la mañana hasta las 2:00 de la tarde, en los ambientes de consulta externa del pabellón 9 del Loayza.

Todo niño a partir del año de edad hasta los 16 años puede participar de la evaluación, y para ello debe acudir al nosocomio en ayunas (sin haber ingerido alimentos) y acompañado por su padre o tutor legal. Los exámenes médicos son totalmente gratuitos.

Para las cirugías arribará al país una delegación americana, conformada por cirujanos, anestesiólogos, enfermeras y terapistas del lenguaje, que laborará directamente con los especialistas del Hospital Loayza.

El equipo trae además una donación en medicinas valoradas en 10 mil dólares, así como el instrumental necesario para las cirugías.

La campaña se realiza gracias al apoyo del Rotary Club El Rímac y Rotaplast Internacional, entidades que en los años 2001 y 2002 apoyaron actividades similares en el establecimiento de salud.

Labio leporino y Paladar hendido

El labio leporino (queiloquisis) y el paladar hendido (palatoquisis), son variaciones de un tipo de deformidad congénita causada por el desarrollo facial incompleto o anormal durante la gestación. Ambos casos pueden presentarse juntos en un solo paciente.

En el caso del labio leporino, se trata de una malformación que afecta el labio superior de la boca, pudiendo significar el desarrollo incompleto del mismo. Este es uno de los defectos de nacimiento más frecuentes.

En tanto, e paladar hendido es una fisura que comprende el hueso del maxilar y el paladar, llegando incluso hasta la úvula o campanilla. La hendidura del paladar une la cavidad de la boca con la cavidad de la nariz. Ello provoca serios problemas para la alimentación de los bebés que tienen dificultades para lactar, por ello estos pequeños suelen presentar desnutrición a su corta edad.