Cusco redujo muerte materna y perinatal en más del 50%

Nota de Prensa

9 de julio de 2009 - 12:00 a. m.

Cusco es una de las regiones líderes en la reducción de casos de muerte materna y perinatal, ya que reporta menos de 25 decesos por este índice durante el presente año, cifra menor al 50 % de los reportados el año pasado, afirmó la Coordinadora de Salud Sexual Reproductiva del Ministerio de Salud (minsa), Lucy Del Carpio

Durante el primer día de la “Reunión Nacional de Evaluación Primer Semestre 2009” organizado por el Minsa y que convocó a más de 40 coordinadoras de salud sexual y reproductiva de todas las regiones del país, la funcionaria, explicó que esta reducción es producto de la aplicación de estrategias de interculturalidad a la gestante, niño por nacer y recién nacido que desarrolla el Sector Salud.

“Cusco ha disminuido muy bien su muerte materna y perinatal, antes se reportaban cerca de 50 muertes, ahora se reportan 20. Y lo han logrado con la aplicación de estrategias de adecuación intercultural como el parto vertical y las Casas de Espera. Otras regiones que se suman a este avance son Huánuco, Ayacucho, La Libertad, Callao, entre otros”, aseveró la especialista.

Tras informar que todas las muertes maternas perinatales son evitables, Del Carpio explicó que las razones principales de causa de muerte materna son la hemorragia, hipertensión inducida por el embarazo, infecciones, entre otros. Mientras que la mayoría de decesos neonatales se registran por asfixia, infecciónes en general, enfermedades respiratorias y malformaciones.

En tal sentido, dio a conocer que las gestantes de las regiones más pobres desconocen cómo actuar frente a un embarazo, resistiéndose a trasladarse a un establecimiento de salud por ideas culturales y miedos.

“En el parto vertical, en sus diversas modalidades, de cuclillas, sentada, semisentada, arrodillada, cogidas de la soga, se respeta las costumbres propias de las gestantes de comunidades alto andinas, quienes han visto a sus madres alumbrar de esa manera y no están acostumbradas a cuartos y a las camillas”, comentó.

Agregó, que las estratagias de adecuación intercultural que otorga el Minsa en los diferentes establecimintos de salud, tales como el parto vertical y las Casa de Espera, contribuyen además a que la gestante identifique los signos de riesgo durante el embarazo y afronte adecuadamete alguna emergencia obstétrica.

“Estas casas están ubicadas en lugares cercanos a un establecimiento de salud (a un máximo de 10 minutos de distancia), y en ellas se ofrece protección integral –entendiéndose como seguridad física, psicológica y alimentación completa–, y un traslado oportuno de la gestante ante cualquier hecho que atente contra su vida y la del nuevo bebé”, dijo.

Cabe señalar, que en las Casas de Espera se acogen a las gestantes de zonas alejadas que, por lo mismo, corren el riesgo de convertirse en una emergencia obstétrica si no se aplica un plan de atención oportuno, aseveró Del Carpio.

A esto se agrega otros beneficios a la gestante como la estimulación temprana, la psicoprofilaxis, el Control al Niño Sano, añadió la funcionaria, orientadas a cumplir con la meta asumida por el Sector Salud peruano durante la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidades en el 2000, y que es lograr la reducción de la mortalidad materna y perinatal nacional.

“Contamos con el Plan Estratégico Nacional para la Reducción de la Mortalidad Materna y Perinatal (2009-2015) del Minsa, donde se expresa la disposición de las autoridades en salud a optimizar los recursos y consolidar las acciones necesarias hacia dos de los objetivos del milenio, que es reducir en la mortalidad materna en tres cuartas partes, y la mortalidad en niños menores de cinco años a las dos terceras partes” finalizó.