Viceministra María del Carmen Calle: “Sin salud mental no hay desarrollo sostenible”

Nota de Prensa
Enfatizó que el Ministerio de Salud (Minsa) está abocado a la tarea de implementar la mayor cantidad de Centros de Salud Mental Comunitario en todo el país
Standard 3x2a6705
Standard whatsapp image 2018 10 17 at 10.00.33

Fotos: ©Minsa

17 de octubre de 2018 7:56 p.m.

La viceministra de Salud Pública del Minsa, María del Carmen Calle Dávila, enfatizó que el factor psicológico en el desarrollo de los adolescentes es fundamental y por eso es “importantísimo” realizar estudios en etapa temprana para evaluar el estado emocional de los jóvenes, diagnosticar las variaciones que podrían existir e iniciar el tratamiento inmediato para lograr potenciar un futuro diferente.

Y todo este proceso – agregó - lo pueden realizar en los más de 70 Centros de Salud Mental Comunitarios que están operando en todo el país y donde el Ministerio de Salud ha dispuesto un grupo de profesionales conformados por terapeutas, psicólogos y psiquiatras para beneficio de la población joven porque el 70% de los hábitos que determinan el carácter de una persona adulta se forma durante la adolescencia y allí radica la importancia del diagnóstico temprano del aspecto mental.

Estas declaraciones las realizó la viceministra Calle Dávila durante su ponencia Modelo de estilo saludable para jóvenes y adolescentes para una adultez y vejez feliz en la conferencia “Estilo de Vida Saludable en las Universidades”, organizado por la Oficina de Servicio de Salud de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Durante su exposición, la funcionaria hizo un repaso por el trascurso de los últimos años del desarrollo cognitivo y emocional de los adolescentes, subrayando que hoy los jóvenes llegan a esta etapa de la vida con habilidades y potencialidades distintas a las de años atrás.

“Pero, así como tienen un acercamiento y conocimiento más alto de la tecnología, han incrementado los factores de riesgo para su supervivencia: mayor consumo de tabaco a temprana edad, nutrición adecuada, sedentarismo e inicio de consumo de alcohol a corta edad; situaciones que ponen en riesgo su existencia a cada momento”, precisó.

Finalmente, explicó que otro punto de preocupación en la salud de los adolescentes es el alto índice de anemia que prevalece en este grupo poblacional: el 21% de jóvenes entre 15 y 19 años tienen este mal y básicamente porque la imagen corporal -en esta etapa de vida- es muy importante para ellos, pero esto conlleva a una mala alimentación con resultados poco favorables para su salud.