Aprueban documento técnico para el uso apropiado de mascarillas por el personal de salud que atiende pacientes Covid-19

Nota de Prensa
Solo el personal expuesto a procedimientos que generen aerosoles debe usar las mascarillas N95, FFP2 y FFP3

Fotos: Minsa

3 de mayo de 2020 - 7:23 p. m.

El Ministerio de Salud (Minsa) aprobó el documento técnico que brinda las recomendaciones para el uso apropiado de mascarillas y respiradoras por el personal de salud en el contexto del Covid-19, para contribuir a la reducción del riesgo de su transmisión durante la atención de los pacientes.

El documento aprobado con la Resolución Ministerial N° 28-2020-Minsa contiene disposiciones de carácter referencial e informativo para todo el personal de salud a nivel nacional que participa en la atención de pacientes, en el contexto de la presente pandemia.

La norma señala que deben usar la mascarilla quirúrgica (II y IIR) los pacientes con síntomas de infección respiratoria, confirmados o no; el personal de salud en contacto con pacientes Covid-19 confirmados o sospechosos; personas que estén en contacto con los pacientes; y todo el personal en atención médica, administrativos y de vigilancia en las instalaciones de salud.

En tanto, el personal de salud que realice procedimientos que generen aerosoles como: aspiración de secreciones, broncoscopía, nebulizaciones, intubaciones, ventilación mecánica, reanimación vascular y toma de muestras respiratorias debe usar los respiradores N95, FFP2 y FFP3.

La evidencia actual sugiere que la ruta de transmisión del Covid-19 de persona a persona es a través de gotitas respiratorias o por contacto. Cualquier persona que esté a menos de un metro (en contacto cercano) de alguien que tenga síntomas respiratorios (por ejemplo, estornudos, tos, etc.) corre el riesgo de exponerse a gotitas respiratorias potencialmente infecciosas.

Por ello, usar una mascarilla es una de las medidas de prevención que pueden limitar la propagación de ciertas enfermedades virales respiratorias, incluido el Covid-19, por constituir una barrera.

Sin embargo, el uso de una mascarilla por sí sola es insuficiente para proporcionar un nivel adecuado de protección, por lo que es necesario manejar otras medidas de protección como guardar distanciamiento, realizar la higiene de manos frecuente y una correcta higiene respiratoria (cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar), evitar aglomeraciones y espacios cerrados.