Instituto Nacional de Oftalmología

INADECUADA HIGIENE DE LENTES DE CONTACTO PODRÍA PROVOCAR CONTAGIO DE COVID-19

Recomiendan alternancia de uso con lentes de montura y realizar una buena desinfección de este tipo de lentes

El mantenimiento, limpieza y desinfección regular y adecuada de los lentes de contacto es fundamental para evitar el contagio de COVID-19 debido a que una inadecuada higiene de este tipo de lentes multiplica significativamente el riesgo de padecer infecciones en la superficie ocular;  alertó el médico oftalmólogo Álvaro Cáceres Pinto, especialista en Córnea del Instituto Nacional de Oftalmología – INO “Dr. Francisco Contreras Campos” del Ministerio de Salud (MINSA).

El especialista recomendó que en tiempos de pandemia, no utilicemos lentes de contacto y optemos por el uso de lentes de montura para evitar contagios a través de los ojos o en su defecto alternar el uso priorizando las medidas de desinfección de las manos y rostro.

Si los pacientes deciden usar los lentes de contacto, es importante que se laven las manos con agua y jabón, se sequen con papel desechable y una vez así retirarse los lentes de contacto; además de frotar y enjuagarlos siempre al quitarlos con el producto recomendado y  antes de guardarlos en el estuche; afirmó el especialista.

Además es necesario cambiar periódicamente el producto desinfectante de conservación del estuche según el tipo de lente que utilice, y en todo momento verificar que los lentes de contacto queden limpios y sin restos de conservantes y otras moléculas que pueden quedar en su superficie.

A su vez, una inadecuada higiene al retirarse estos lentes puede producir otros graves daños a la vista como infecciones, aparición de úlceras en la córnea y hasta ceguera, como consecuencia de gérmenes atrapados en ellos, a lo que se agrega un medio ambiente con mucho polvo, aseo inadecuado de la cara y manos, uso de lentes de contacto “vencidos” o de dudosa procedencia, infecciones crónicas en los párpados, entre otras causas.

El médico oftalmólogo agregó, que pueden aparecer abrasiones o heridas corneales, cuando el lente de contacto presenta una deficiente fabricación o se utiliza por más tiempo que el establecido por el fabricante. “El lente de este tipo no dura toda la vida, sufre desgaste por el uso continuo”.

Cualquier coordinación adicional con la Oficina de Comunicaciones.