Instituto Nacional de Oftalmología

AUTOMEDICACIÓN EN LOS OJOS PUEDE CAUSAR CEGUERA

Gran parte de la población tiene el hábito de utilizar gotas o ungüentos , los cuales muchas veces son recomendados por amigos, familiares o el boticario, a veces también usan medicinas de tratamientos pasados que sobraron sin considerar que estos medicamentos oftálmicos deben ser usados según cada caso en particular y por períodos de tiempo determinados por el médico tratante; afirmó la oftalmóloga Vanessa Valderrama Albino, especialista del Departamento de Úvea del Instituto Nacional de Oftalmología – INO “Dr. Francisco Contreras Campos” del Ministerio de Salud (MINSA).

“Utilizar una gota o crema oftálmica sin indicación oftalmológica, además de perjudicar y complicar la afección ocular, puede condicionar el surgimiento de otras patologías producidas por el mal uso de estos medicamentos”

Muchas gotas oftálmicas poseen en su composición preservantes o vasoconstrictores oculares, los cuales con el tiempo pueden producir inflamación, irritación, alergia en la superficie ocular, además de ello alguna gotas oftálmicas pueden contener corticoides, los cuales en personas susceptibles podrían producir glaucoma, es por ello que el uso correcto y el tiempo de administración adecuado constituyen factores determinantes para la preservación de la salud ocular, alertó la Dra. Valderrama Albino.

La especialista manifestó que la única solución a molestias oculares es solicitar la orientación de un médico oftalmólogo y no automedicarse, ya que hay fármacos que pueden contribuir al desarrollo de trastornos oculares que pueden conducir a la ceguera. Por ello el INO cuenta con un servicio de Teleorientación Oftalmológica Virtual gratuito, mediante el cual nuestros especialistas pueden atender su problema de salud visual.

Además, recomendó la importancia de verificar la fecha de vencimiento y el adecuado almacenamiento del producto; así como no utilizar medicamentos de otras personas, pensando que la eficacia será la misma en todos los casos. También manifestó que las medicinas oftálmicas después de abiertas pueden contaminarse por hongos y bacterias, por lo tanto, es recomendable no usarlas después de pasados 30 a 45 días de abierto el producto.

Finalmente recomendó a la población que el tratamiento indicado por el médico sea seguido estrictamente, en cuanto al horario de administración de los medicamentos y en las dosis adecuadas para evitar que reincida la afección ocular o se complique.

Cualquier coordinación con la oficina de Comunicaciones del INO