Cerrar una empresa o negocio

Descripción

Terminar una empresa es una de las decisiones más difíciles, pero si ves que este no da los resultados esperados y quieres evitar que siga generando problemas, cerrar definitivamente tu empresa (extinción) puede ser la mejor solución.

Al cerrar formalmente tu negocio, permitirás que las entidades supervisoras, autoridades y la sociedad en general sepan que ya no está en funcionamiento.

Por qué cerrar una empresa

Según el artículo 407 de la Ley General de Sociedades, entre las razones para proceder al cierre definitivo de tu empresa están las siguientes:

  • Vencimiento del plazo de duración.
  • No haber alcanzado los objetivos planeados.
  • Junta general sin actividad.
  • Pérdidas que reduzcan el patrimonio a menos de la tercera parte del capital pagado.
  • Acuerdo de la junta de acreedores.
  • Falta de pluralidad de socios.
  • Resolución adoptada por la Corte Suprema.
  • Acuerdo de la junta general de accionistas.
  • Cualquier otra causa establecida en la ley.

Etapas del cierre definitivo de una empresa

Para cerrar definitivamente una empresa, necesitas cumplir un procedimiento legal que incluye algunos pasos y plazos. Al final del proceso, obtendrás la extinción de la empresa.

Las etapas para el cierre de una empresa por extinción son tres: disolución, liquidación y extinción.

1. Disolución de la sociedad

La disolución de la sociedad se da por acuerdo de la Junta General de Accionistas para terminar la actividad de una empresa.

2. Liquidación

En esta etapa, el liquidador reemplaza a los gerentes, directores y apoderados, es el encargado de vender los activos (productos, muebles, dinero) para pagar las deudas e impuestos pendientes en caso de haberlo.

Cuando se está en esta fase se le debe añadir la frase “en liquidación” a la denominación o razón social de la empresa.

Finalmente, el liquidador distribuirá los saldos entre los accionistas y entregará a la junta la memoria y el balance final de liquidación.

3. Extinción

Con la liquidación terminada, el liquidador puede inscribir la extinción de la sociedad o empresa en la SUNARP, indicando el nombre y domicilio de la persona que custodiará los libros y documentos de la empresa.

Finalmente, una vez inscrita la extinción podrás solicitar la baja de inscripción de RUC para persona jurídica en la SUNAT.

En resumen: para cerrar una empresa, debes hacer lo siguiente:

  1. Inscripción de disolución y liquidación en la SUNARP
  2. Inscripción de la extinción en la SUNARP.
  3. Baja de RUC de persona jurídica en la SUNAT.