Neutralidad electoral: uso indebido de la posición o el cargo

Durante las Elecciones Generales 2021, los funcionarios y servidores públicos tienen prohibido:

  • Contratar, despedir u obligar a renunciar a un servidor público por afiliación a una organización política.
  • Condicionar la disposición de un servicio público y/o persuadir a las personas beneficiarias de estos servicios a su cargo o programas estatales (programas sociales y asistenciales, alimentarios, de salud, de educación, etc.) a la afiliación o militancia en alguna organización política, así como orientar su voto o influenciar con la finalidad de favorecer o perjudicar a una organización política o candidato.
  • Insertar en los bienes propios que porten durante el desarrollo de su función o incluso en su persona cualquier símbolo, lema, imagen, fotografía, pin, logo, calcomanía o similar que identifique o promueva, directa o indirectamente, los intereses electorales de cualquier organización política o candidato.
  • Intervenir en el acto electoral para condicionar, impedir o perturbar el ejercicio del sufragio, utilizando la influencia de su cargo.
  • Invocar su condición de autoridad o cargo, en cualquier actividad, para influir en la intención de votos de terceros o manifestarse en contra de una organización política o candidato.
  • Expresar su opinión política a un ciudadano que acuda a una entidad pública para efectuar un trámite administrativo, así como indagar sobre su intención de voto.
  • Informar a un ciudadano sobre el sentido de las encuestas de opinión relacionadas a los candidatos u organizaciones políticas.
  • Realizar o participar en actividades de proselitismo político durante el ejercicio de su función pública. Es decir, durante el horario de trabajo, comisiones de servicio y permanencia en los locales institucionales.
  • Obtener ventajas indebidas para favorecer a una organización política o candidato y/o perjudicar a otro en una determinada campaña.

Si ejercen cargos con capacidad de decisión (funcionario público, directivo público y servidor de confianza), no pueden:

  • Emitir una opinión a favor o en contra, a través de los medios de comunicación, sobre las condiciones personales, profesionales o académicas de cualquier candidato; sobre la ideología o programa de gobierno de cualquier organización política; o la capacidad de cualquier organización política o candidato para intervenir en el proceso electoral o ejercer el poder político.
  • Imponer a personas, bajo dependencia laboral, la afiliación a determinadas organizaciones políticas, participación en eventos políticos, al voto por cierto candidato o hacer valer la influencia de su cargo para restringir el ejercicio del sufragio.

Artículo 6.3, 6.4 y 6.5, Decreto Supremo N°199-2020-PCM

Si conoces un caso de incumplimiento del deber de neutralidad, puedes denunciarlo.