Palabras del señor Canciller en la apertura de la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela

Discurso

MRE

06 de agosto de 2019 18:45

Reciban la más cordial bienvenida al Perú que los acoge con la calidez de su gente y con la riqueza de su historia y cultura milenaria.

La Conferencia internacional por la democracia en Venezuela que nos convoca es una iniciativa diplomática impulsada por los países del Grupo de Lima, que hoy reúne por primera vez a delegaciones de los cinco continentes dispuestas a un diálogo amplio y plural entre quienes tenemos interés en que la hermana República Bolivariana de Venezuela encuentra una salida apegada a la Constitución, a la grave crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa.

Como es compartido por todos, la situación en Venezuela no ha dejado de agravarse en perjuicio de sus ciudadanos, con un creciente impacto regional, con alcances globales.

Hay una violación sistemática de los derechos humanos en Venezuela, documentada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y el reciente informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos. Esta situación se agrega a la crisis política que se agrava diariamente por el aumento de la delincuencia y la corrupción, así como por el quiebre de los sistemas de alimentación y salud, y la falta de agua y luz eléctrica. Ello ha provocado que más de cuatro millones de venezolanos hayan tenido que abandonar sus hogares, provocando un éxodo sin precedentes en la historia de nuestro continente. El Perú ha acogido a más de 850 mil de ellos.

Esta grave situación requiere que la comunidad internacional preste un urgente y amplio apoyo humanitario a nuestros hermanos venezolanos para la atención de sus necesidades más básicas.

Quiero resaltar que los estados de esta región han encaminado sus esfuerzos a atender este éxodo con una actitud solidaria, anteponiendo siempre el respeto al migrante y a sus familias, así como la condena a todo atisbo de xenofobia o discriminación. La búsqueda de una migración ordenada, regular y segura, prioridad para los países de acogida, no ha estado exenta de desafíos e incomprensiones, y reclama un apoyo de la cooperación internacional que atienda las dimensiones que la crisis exige.

Ante la gravedad y profundización de la crisis venezolana causada por la dictadura de Maduro, nace esta iniciativa a la cual el Perú convocó con la mayor pluralidad. Es momento de decisiones respecto a la situación en Venezuela. Su atención es urgente e impostergable, y así lo evidencia su presencia en esta reunión. La indiferencia de la comunidad internacional no es una opción cuando es el propio pueblo venezolano el que reclama la solidaridad de nuestros países. El mundo está a la expectativa de ese resultado.

En este contexto, no podemos tener duda respecto a nuestro papel en la defensa del sistema democrático. Es preciso reafirmar que cualquier solución posible a la crisis política que afronta Venezuela para restablecer el orden constitucional se inicia con la decisión de devolverle al pueblo venezolano su derecho a elegir de manera libre, transparente y con todas las garantías necesarias a sus gobernantes.

Por ello apelamos a que la comunidad internacional impulse colectiva y decididamente un entorno que facilite una pronta solución política en Venezuela, así como la reconstrucción de su economía, bajo el amparo de su Constitución y los principios del derecho internacional. Su presencia en esta Conferencia es una expresión que respalda este propósito.

Es necesario contribuir a crear ese clima internacional adecuado para favorecer una solución de la crisis en Venezuela, de manera pacífica y liderada por los propios venezolanos. Un acuerdo que basado en una genuina voluntad política permita la pronta convocatoria a elecciones libres, para que el pueblo venezolano elija a sus propias autoridades.

Aspiramos a que esta reunión sea un hito para que la comunidad internacional pueda brindar un impulso decisivo a la causa de la democracia en Venezuela. Ese es nuestro deseo y el principal objetivo de esta Conferencia.

En este contexto, el Perú reconoce los esfuerzos emprendidos por el Presidente encargado Juan Guaidó para encontrar un camino hacia la recuperación de la democracia en su país. Se trata de esfuerzos que no están exentos de riesgos. Demuestran, sin embargo, la voluntad democrática del Presidente Guaidó de explorar todos los espacios posibles para librar a su pueblo de la oprobiosa situación en la que ha sido colocado. Creemos que corresponde apoyarlo en esta decisión, quizá la más delicada de su mandato, que tiene como único norte la recuperación de la democracia y la libertad en Venezuela.

El Perú, fiel a los principios que rigen su política exterior, ofrece su mejor disposición para colaborar en la consecución del objetivo común de recuperar la democracia en ese país hermano. Los invitamos a compartir con nosotros sus puntos de vista.

Muchas gracias