Presidenta del CNE: “El hecho de que hayan cambiado algunas reglas no debe disminuir el compromiso de las universidades con la mejora de la

Nota de Prensa

18 de julio de 2022 - 6:59 p. m.

María Amelia Palacios, presidenta del Consejo Nacional de Educación (CNE), participó en el seminario internacional por los 8 años de la reforma universitaria en el Perú. Estas son algunas de sus reflexiones tras los cambios aprobados en el Congreso a la Ley Universitaria.

Ahora que el Congreso aprobó cambios a la Ley Universitaria, ¿cuál considera que debería ser el papel de las universidades?

Creo que las universidades deben continuar con el objetivo de mejorar su calidad, de hacer las cosas bien día a día. Ese debe ser un objetivo que guie tanto el gobierno universitario como la vida académica. El hecho de que hayan cambiado algunas reglas no debe disminuir el compromiso de las universidades con la mejora de la calidad. Esta institución externa es necesaria, va a continuar, pero no sabemos cómo va a cambiar en el futuro sus procedimientos. 

Por otra parte, preocupa el hecho de que el Ministerio de Educación va a abandonar alguna de las funciones facultades que tenía. Esa es una gran preocupación para el Consejo Nacional de Educación porque el Ministerio de Educación tenía un rol de fomento y ayudaba, en particular, a las universidades públicas, con financiamiento, para mejorar sus condiciones de calidad y por lo tanto todas las condiciones básicas de calidad que establece la SUNEDU. Entonces este rol, de fomento y de apoyo en general probablemente se pierda.

En este contexto, ¿cuáles considera que son los principales retos que tiene el país en materia de educación superior?

Uno de los principales es armar un sistema que permita una mejor interacción entre las universidades, los institutos y escuelas superiores de educación profesional. Creo que esa es una tarea que puede realizar la misma universidad, las mismas universidades con voluntad de agruparse, de asociarse y de enfrentar toda la problemática de la calidad juntas. Conversando, poniéndose de acuerdo sobre las prioridades a trabajar para desarrollar y mejorar la calidad de la universidad y servir de esa manera al país. 

Y un sistema de educación superior integrado que además interactúe y dialogue también con el sector productivo, con el propio estado, es decir con todos aquellos que van a recibir a sus egresados una vez se gradúen y que además por su mismas definan mecanismos para mejorar la calidad, la equidad y la diversidad del sistema educativo superior.