Por su alta diversidad en fauna marina, SERFOR reconoce el primer ecosistema frágil de punta rocosa en el Perú

Nota de Prensa
• La Isla, en Punta Hermosa y otros nueve ecosistemas frágiles del departamento de Amazonas forman parte de la lista sectorial, y con ellos suman 130 en el país.

Fotos: Rudy García y Piero Marotta

27 de octubre de 2020 - 9:11 a. m.

Por su alto valor en biodiversidad y necesidad de conservación, el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI), a través del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) reconoció el primer ecosistema frágil de punta rocosa del país, denominada la Isla ubicada en el distrito de Punta Hermosa, al sur de Lima que abarca un total de 2.153 hectáreas.

El reconocimiento se debe a que este espacio natural alberga una gran diversidad de especies amenazadas de mamíferos y aves, tales como: el gato marino o chungungo (Lontra felina), el lobo marino chusco (Otaria flavescens), el gaviotín zarcillo (Larosterna inca), el piquero peruano (Sula variegata), el cormorán de pata roja o chuita (Phalacrocorax gaimardi), el pelícano peruano (Pelecanus thagus)

En la punta rocosa, La Isla, también se pueden encontrar aves marinas endémicas de la corriente marina fría o de Humboldt, como el churrete marisquero (Cinclodes taczanowskii).

Además, este ecosistema del litoral limeño destaca por sus paisajes y su ubicación en una zona urbana. Colinda con las playas La Isla, Central y con el malecón Paseo de Los Tablistas. Constituye parte de la identidad cultural de los pobladores de Punta Hermosa.

Todo ello convierte a La Isla en un gran atractivo turístico y lugar para el emprendimiento de acciones de valoración y educación ambiental, en aras de promover la conservación del patrimonio natural del país.

Amazonas en la lista

En Amazonas y en coordinación con las autoridades regionales, locales y comunidades, el SERFOR identificó e incorporó nueve ecosistemas naturales del departamento de Amazonas a la Lista Sectorial de Ecosistemas Frágiles, con una extensión total de 134 383,57 hectáreas.

Los ecosistemas incorporados a la lista son: Bosque Montano de Yunga Viconshi, Bosque Montano de Yunga Cerro El Adobe, Bosques Basimontano de Yunga Tijae Nain Este, Bosque Basimontano de Yunga Tijae Nain Oeste y Bosque Basimontano de Yunga Pamau Nain. También figuran el Bosque Altimontano de Yunga Chiliquín, Jalca Quinjalca, Bosque Estacionalmente Seco Interandino Marañón Libre y Matorral Andino Hornopampa.

Los ecosistemas frágiles son áreas de alto valor de conservación, con una gran riqueza en especies de flora y fauna silvestre, donde se hallan hábitats en buen estado de conservación; y se registra la presencia de especies amenazadas y endémicas. Asimismo, estos espacios ofrecen diversos beneficios a la población local.

Son considerados como lugares de alta vulnerabilidad a consecuencia de las actividades humanas que se desarrollan en ellos o en su entorno, que amenazan y ponen en riesgo los servicios ecosistémicos que brindan. Su identificación es uno de los insumos principales para realizar la zonificación forestal, porque permite determinar en el catastro forestal cuáles son las zonas de protección y conservación ecológica.

El SERFOR, como Autoridad Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, promueve una gestión especial de los ecosistemas frágiles, por lo que se ha establecido diversos instrumentos normativos para tal fin. Tales como, “Condiciones para el uso de los recursos forestales y de fauna silvestre en los ecosistemas incluidos en la lista sectorial de ecosistemas frágiles” y el “Protocolo de Actuación Interinstitucional para Gestionar y Proteger los ecosistemas incluidos en la Lista Sectorial de Ecosistemas Frágiles”, entre otros.