Ante conflicto con jaguar en la selva de Puno SERFOR exhorta a la población a evitar la caza de esta especie

Nota de Prensa

1 de agosto de 2020 - 11:14 a. m.

Ante el reporte de la aparición de un jaguar u otorongo (Panthera onca) en el distrito de San Gabán, en Puno, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) del Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) hace un llamado a la población de ese distrito y de zonas aledañas, a no cazar, ni capturar a este felino protegido por ley.

Según el reporte recibido en la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFFS) Puno, oficina desconcentrada del SERFOR, un ejemplar de jaguar habría ingresado a un corral de animales domésticos.

Por ello, personal del SERFOR realizó la constatación de este posible conflicto entre humanos y fauna silvestre; y efectuó la verificación de rastros y huellas del animal. A partir de las evidencias recogidas, especialistas del SERFOR, con el apoyo de profesionales de las ONG Wildlife Conservation Society (WCS), Convive Perú y PROCARNIVOROS, confirmaron preliminarmente que se trataría de un jaguar adulto.

Asimismo, para evidenciar registros recientes y monitorear el comportamiento de esta especie frente a las actividades humanas, se instalaron cámaras trampa automáticas en la zona de conflicto. Cabe precisar que en los años 2018 y 2019 se habría tenido reportes similares de la localización del jaguar en el mencionado distrito, en los sectores Nojonunta y Chaquimayo respectivamente.

La presencia de esta especie en algunos poblados se debe generalmente a la expansión de actividades humanas (establecimiento de poblados, crianza de animales de corral, agricultura migratoria, apertura de vías, entre otros), muchas de las cuales son desarrolladas de forma ilegal. Estas ocasionan la pérdida de los bosques que son el hábitat del jaguar.

Por ende, es imprescindible que las actividades productivas y de infraestructura que se implementen en la selva puneña, por parte de instituciones y pobladores, sean realizadas de acuerdo a la normativa forestal y de fauna silvestre. Para ello, se debe solicitar las autorizaciones correspondientes, con el fin de minimizar los impactos que estas puedan generar en los bosques.

El jaguar es el felino más grande de América; y habita en bosques con densa vegetación y cuerpos de agua. Es considerado como una especie paraguas porque ayuda a proteger a otras especies y los ecosistemas donde habita, por lo cual también beneficia a la gente que vive cerca de él.

El SERFOR recomienda a la población realizar de mejor manera sus actividades pecuarias, así como la utilización de medios disuasivos para ahuyentar al jaguar y no intentar capturar o cazar a esta especie, porque es considerado como una infracción muy grave por la Ley N° 29763, Ley Forestal y de Fauna Silvestre; y se sanciona con multas que fluctúan entre 0,1 y 5000 UIT, determinadas según los criterios de gradualidad.

Sin perjuicio de las acciones penales que se pudieran dar, debido a que el jaguar es una especie protegida en nuestro país y en otros países donde se distribuye por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES). También se encuentra incluido en la Convención para la Conservación de las Especies Migratorias de Fauna Silvestre (CMS) que prohíbe la caza o captura de esta especie.

Asimismo, se encuentra categorizado como Casi Amenazado por la legislación nacional mediante el Decreto Supremo N° 004-2014-MINAGRI. Por tanto, la caza, captura y venta de sus partes (piel, colmillos, cráneo, garras, etc.) está prohibida y es penada por ley.